Foto: Colprensa

Las empresas cementeras, Argos y Holcim rechazaron la millonaria multa que les impuso la Superintendencia de Industria y Comercio por el denominado cartel del cemento. Ambas compañías manifestaron no tener nada que ver con este tipo de ilegalidades, al tiempo que anunciaron que apelarán la decisión del organismo de vigilancia.

Millonarias multas a empresas y directivos vinculados al cartel del cemento

En el caso de Argos, la compañía señaló que "no comparte y rechaza la decisión de la Superintendencia por cuanto en el curso de la investigación aportó todos los argumentos y pruebas que demuestran que no incurrió ni en paralelismo consciente de precios, ni en cartelización, ni en una práctica contraria a la libre competencia". Dijo que en esta investigación no existieron delaciones, pruebas directas ni tensión alguna entre Argos y sus clientes. "En la completa respuesta presentada a la Superintendencia el pasado 14 de noviembre, Argos demostró ampliamente que la Delegatura incurrió en errores estructurales en su análisis del mercado de cemento en Colombia. Ello incidió de forma sustancial en las conclusiones equivocadas sobre la existencia del paralelismo a las que llegó la entidad", señaló. -Holcim- Por su parte, Holcim manifestó que la compañía entregó de forma oportuna pruebas contundentes que demuestran que "estas conductas anticompetitivas nunca existieron", señaló la compañía. Anunció que interpondrá los recursos legales, "considerando que en esta primera decisión, no hay un solo elemento que permita afirmar y demostrar que ha incurrido en alguna práctica anticompetitiva". La cementera reafirmó que "no ha incurrido en actividad o práctica corporativa alguna que pudiese ser cuestionada desde el punto de vista legal o ético". Reiteró que es una compañía "que se apega a las regulaciones y marcos legales que aplican en los países donde opera, y además cuenta con un completo y maduro programa de cumplimiento de las normas de libre competencia, actuando bajo los más altos estándares de conducta empresarial y principios éticos corporativos, que la han convertido en un referente a nivel global". La multa que le interpuso la SuperIndustria a Argos supera los $73.000 millones mientras que para Holcim la sanción fue de $54.000 millones.