Cargando contenido

Las víctimas señalan que el proceso ha sido muy lento y desconocen cuál es su estado real, mientras reclaman la devolución del dinero perdido.

Estafa en libranzas
Foto: Ingimage

Seis sociedades y doce personas llamadas a cuentas por la Fiscalía y la Superintendencia es lo que tienen por mostrar las autoridades, tras haber transcurrido 18 meses desde el descalabro de las libranzas a mediados de 2016.

Cabe recordar que en 2017 fueron reconocidas las víctimas de la caída de las libranzas y tras la intervención a las firmas Estraval y Elite, así como otras organizaciones entre las que se encuentran Vesting Group, se desarrollaron los procesos para determinar el dinero y los bienes con los que se cuenta para reparar a quienes resultaron afectados.

Francisco Reyes, superintendente de Sociedades, asegura que las víctimas empezarán a recibir dinero para cubrir, al menos en parte, lo perdido.

“Con seguridad esperamos que en el curso de este trimestre podamos comenzar a hacer los repartos de dinero en efectivo”, señala el funcionario.

El superintendente Reyes también explicó que el dinero se repartirá por igual, buscando atender primero las necesidades de los pequeños inversionistas.

“En los trámites por captación ilegal la ley manda que los repartos deben hacerse por cabezas, es decir no hay un prorrateo, según el porcentaje o el tamaño de la obligación que se haya contraído, sino que a todo el mundo se le reparte por igual, si hay cien afectados para poner un ejemplo y se recuperaron cien millones de pesos, cada afectado recibe un millón de pesos”. 

-Abogados afectando el proceso penal-

Pedro Berdugo es el fiscal asignado a la investigación por el caso de las libranzas. Asegura que privados de la libertad por estos hechos ya se encuentran siete personas, entre las que figuran los más altos representantes de Estraval.

La intención es que en las próximas semanas también queden tras las rejas otros responsables de firmas como Elite y Vesting Group.

“Se ha formalizado con imputación a los de Estraval, están privados de la libertad los dueños que son Mondragón y Bastidas. También está José Iván Castiblanco y la señora Rosalba Fonseca, también condenados y privados de la libertad con una pena a 10 años, reveló.

El fiscal Berdugo, aseguró que se ha intentado avanzar pero en el proceso la defensa de los responsables ha buscado entorpecer a la administración de justicia pues “están tratando permanentemente de bloquear, dilatar y pedir libertades”.

"Sangré, sudor y lágrimas", el drama de las víctimas

Hay una forma en la que Alberto Sandoval describe lo que ha tenido que padecer desde mediados de 2016, cuando los pagos prometidos, tras la compra de libranzas a su favor, dejaron de verse reflejados en su cuenta bancaria, “sangre, sudor y lágrimas, porque la plata no nos la regaló nadie, la trabajamos, tenía una destinación, patrimonio familiar y está embolatada”.

Y esa es la misma situación de miles de personas que como Ángela Rodríguez, asegura que “hasta el momento no se ha tenido ninguna razón de absolutamente nada de las investigaciones“, desde que la firma Vesting Group, a la que le entregó los ahorros de su vida y se vio envuelta en el descalabro financiero de las libranzas.

Un año y medio después de la estafa masiva que terminó develando cómo se falsificaron cuentas, se inventaron créditos y se constituyeron modelos de captación ilegal, las víctimas creen que el Estado “lo que ha hecho es demorar y demorar y cuando ha tomado una decisión la toma parcialmente”.

Las reclamaciones de las cerca de 10 mil víctimas superan los 1.5 billones de pesos. El reconocimiento por parte del Estado, por haberse establecido una captación ilegal, supera los 540 mil millones de pesos.

Los bienes y el capital de las seis sociedades y una docena de personas naturales intervenidas, espera al menos sumar el 10 por ciento del dinero que fue reconocido como pérdida.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido