Tras el informe emitido por la Contraloría que reveló que hubo un detrimento patrimonial de $19.660 millones por la compra del Banco Agrario de una cartera de libranza a la firma Estraval, la entidad bancaria aseguró que se constituyó como víctima ante la Superintendencia de Sociedades dentro del proceso penal que cursa en contra de los socios de Estraval, para buscar el resarcimiento de la inversión.

"El Banco Agrario se constituyó como víctima dentro del proceso penal que cursa en contra de los socios de Estraval, para buscar el resarcimiento de la inversión" precisó el comunicado.

Sin embargo la entidad reconoció que en el año 2011 como estrategia para crecer su participación en el mercado de libranza, decidió incursionar en la compra de cartera de este segmento a descuento, negocio a través del cual realizó la primera compra en el mes de octubre de 2013.

Igualmente la entidad bancaria admitió que celebró un contrato de compra de cartera a descuento con Estraval en junio de 2014, operaciones que tuvieron lugar hasta abril de 2015, "cuando decidió realizar la suspensión de compras a esa empresa, y posteriormente, en junio de 2016, procedió a efectuar revocatoria del mandato de administración de cartera que tenía con Estraval".

El comunicado precisa que la cartera con Estraval, llegó a un máximo de $24.125 millones y está representada en 5.097 pagarés de libranza, que ascienden a un saldo aproximado de $15 mil millones, que representan el 0,12% dentro de la cartera total del Banco y el 0,06% dentro de sus activos.

Finalmente el Banco Agrario sostuvo que actualmente, está evaluando los recursos a que haya lugar y los planes de acción que podrían implementarse tanto para recuperar el dinero, como para dar respuesta a los hallazgos de la Contraloría.