Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Fachada del Banco de la República
Fachada del Banco de la República.
Colprensa

El Banco de la República vendió las reservas en Derechos Especiales de Giro (DEG) por US$ 2.790 millones aprobada por el Fondo Monetario Internacional (FMI) al Gobierno Nacional con el fin para fortalecer la liquidez del país en medio de la pandemia y las necesidades de financiamiento de 2022.

Según explicó el gerente del Emisor, Leonardo Villar “con esta operación el Gobierno obtuvo liquidez inmediata en dólares y mejoró el perfil de su deuda interna, ya que parte de los títulos entregados al Banco provienen de canjes internos, previamente realizados por el Gobierno Nacional, cuyo vencimiento inicial era el año 2022 y fueron sustituidos por vencimientos de largo plazo”.

Así mismo aclaró que en la venta de reservas,  los montos totales de la deuda pública se mantienen inalterados,  ya que esta operación no fue de financiación, sino de acceso a recursos líquidos.

También puede leer: La plata está protegida: Iván Duque por anticipo en contrato del MinTIC

“Esta transacción no implica un incremento del déficit público ni de su financiamiento y por ende tampoco se eleva la deuda pública”, agregó Villar.

Por su parte el ministro de Hacienda José Manuel Restrepo,  sostuvo que con esta operación se busca generar liquidez para atender la pandemia y la reactivación en el marco del presupuesto del año en curso.

Agregó que “con esto se reducen las necesidades de financiamiento de 2022 pues se bajaron las amortizaciones en el 45% y mejora el perfil de la deuda interna pública". 

La operación se realizó en su totalidad a precios de mercado. Específicamente, este lunes el Gobierno Nacional le compró USD 2,79 mil millones al Banco de la República a la TRM vigente. Como pago de los dólares, así mismo entregó al Banco títulos de deuda pública TES del portafolio diversificado que administra, valorados a precios de mercado.

Estos títulos son líquidos, se negocian activamente en el mercado secundario y son de cotización obligatoria por parte de los creadores de mercado, características que le permiten al Banco utilizarlos fácilmente en sus operaciones monetarias”, explicó el Emisor.

Fuente

Sistema integrado de información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.