Fedesarrollo insiste en que es necesario que el Banco de la República acelere la rebaja en las tasas de interés, incluso hasta en 50 puntos básicos, como lo quiere el Gobierno.

En un editorial y análisis sobre la coyuntura económica del país, el centro de estudios indicó que, "los indicadores recientes de actividad económica generan un riesgo a la baja en la proyección de crecimiento del PIB de 2,4% que teníamos unos meses atrás".

No obstante, señala Fedesarrollo, "a diferencia de lo que sucedió en los dos años precedentes, el Banco de la República tiene ahora espacio para una política monetaria de carácter contracíclico, que ayudará a mitigar la desaceleración en el ritmo de actividad de la economía colombiana".

Dijo que el Banco deberá concentrarse en los próximos meses en "monitorear cuidadosamente tres grandes factores de preocupación sobre la perspectiva inflacionaria: las presiones al alza de los precios de los bienes y servicios no transables, los todavía elevados registros de los indicadores de inflación básica y las aún desancladas expectativas de inflación que se derivan de los TES".

"A pesar de lo anterior, creemos que el balance de riesgos en la situación actual favorece una reducción más rápida de la tasa de interés por parte del Emisor, consistente con una baja de 50 pbs en la sesión de Junta de este 28 de abril".

Por último señaló que pueden presentarse reducciones adicionales en los meses subsiguientes, que podrían llevar la tasa hacia el rango de 5,5 a 6,0%, en el que se estabilizaría durante el segundo semestre. Cabe recordar que la actual tasa de intervención está en el 7%.

Coyuntura

Fedesarrollo recordó que en febrero las ventas del comercio al por menor sin combustibles tuvieron una variación real de -7,4% respecto al mismo mes de 2016. Sin combustibles y vehículos, el comercio minorista se contrajo 6,9%.

También que "en el promedio móvil diciembre-febrero las exportaciones totales registraron una variación de 30,1% con respecto al mismo trimestre del año anterior".

Por su parte, las exportaciones tradicionales crecieron 51,1% y las no tradicionales 6,5%.

Mientras que durante el trimestre diciembre-febrero, la tasa de informalidad para las trece ciudades principales se ubicó en 47,2%, 0,2 puntos por encima del registro del mismo período del año pasado.