Cargando contenido

Foto: Ingimage



Planeación Nacional realizó un barrido por más de 700 municipios del país, con el fin de establecer la situación del alumbrado público y descubrió que Bogotá y la isla de San Andrés, son las zonas que deben pagar los sobrecostos más altos en las tarifas de este servicio.

En el caso de Bogotá, la capital debe pagar un 104% más en materia de sobrecostos de tarifas por el consumo de energía, según el estudio del organismo gubernamental.

La tarifa que debe pagar la administración de la capital es de $763 por kilovatio hora, cuando la media es de $374.

Otras ciudades y municipios que pagan altos costos por el servicio son Cáceres en Antioquia, Barranquilla en el Atlántico y la zona bananera en Magdalena.

Para el caso de San Andrés, la isla debe pagar sobrecostos de $1.5 millones por el mantenimiento de los bombillos y la red del alumbrado. Una cifra muy superior a los $218.000, para el caso del mantenimiento de estas redes.

-Medidas-

Según expresó el director del organismo, Luis Fernando Mejía, "se debe establecer una regulación para no permitir abusos con las tarifas de la energía para alumbrado público, pero mientras eso pasa los municipios tienen que renegociar los contratos y disminuir los costos porque eso afecta la eficiencia del gasto público".

El estudio también da cuenta de que en el 26,9% de los municipios visitados, no se está verificando la buena marcha del suministro de energía, mientras que sólo el 15% de estos municipios hace la interventoría el servicio de alumbrado público.

De igual forma, se descubrió que el 55.1% de los municipios encuestados no cuentan con un plan de manejo ambiental para la disposición de los bombillos.

Además, Mejía señaló que su organismo ya le propuso a la Contraloría General de la República, la creación de un mecanismo especial que permita a esta entidad encargarse de la verificación y control de este tipo de fallas en el manejo del alumbrado público del país, ya que hoy en día esta función está a cargo de las contralorías regionales.

De igual modo, se descubrió que el municipio de El Peñol (Antioquia) es la zona del país con la peor calidad en cuanto a las luminarias con bombillos que se usan para alumbrado público.

Por último, se descubrió que sólo un 19,4% los municipios visitados tienen sistemas de medición precisos para verificar el suministro del alumbrado público.