Un informe de la Comisión de Expertos para la Equidad y Competitividad al Gobierno y al Congreso, al término de sus primeros tres meses de trabajo, evidenció un diagnóstico que deja muy mal parado al sistema tributario de Colombia.   RCN La Radio conoció el documento confidencial que fue entregado a los representantes del Gobierno Nacional y el Congreso de la República, en el que se establece que el sistema tributario actual del país es insuficiente, injusto e inequitativo.   La Comisión, creada por Ley, deberá entregar un nuevo reporte en octubre próximo con las líneas generales para adelantar una Reforma Tributaria Estructural.   Tributos insuficientes   La primera observación de la Comisión, es que pese a las altas tasas de impuestos que enfrentan los colombianos, el recaudo no es suficiente. El aumento del recaudo de impuestos, que ha crecido 10 al 19% del PIB desde los años noventa, es insuficiente frente a las necesidades de gasto, lo que ha llevado al endeudamiento de la Nación.   Esta necesidad creciente de recursos ha llevado a que el sistema tributario en los últimos años se haya basado en impuestos excepcionales, como el Gravamen del cuatro por mil, que, siendo temporales, se han convertido en permanentes, pues financian gasto corriente lo que impide eliminarlos.   La Comisión pide un apretón del gasto ante esta situación: "para contribuir al faltante de ingresos, puede contribuir más la eliminación de gasto público ineficiente e inequitativo que un aumento en tributos".   El diagnóstico: impuestos injustos e inequitativos   Para la Comisión no sólo es insuficiente el recaudo de impuestos sino que se recauda mal, pues es injusto y profundiza la inequidad en vez de aliviarla.   El IVA, para la Comisión, es regresivo en Colombia: mientras los más pobres destinan el 4,4% de su ingreso al pago del IVA, los más ricos sólo destina el 2,8% de su ingreso.   Es injusto, pues las empresas en similares condiciones pagan montos diferentes: La tarifa efectiva promedio es del 61% pero en algunos sectores es del 40% y en otros alcanza hasta el 80% de sus utilidades.   Afirma el documento que las exenciones del pago de impuestos por dividendos de las empresas que tienen las personas naturales y los demás beneficios sobre ingresos de capital, favorecen a quienes tienen más capacidad de tributar.   El impuesto que paga el 1% de la población que concentra el 20% del ingreso es en promedio del 11% en Colombia, uno de los más bajos del mundo, según estudio que cita la Comisión. Este porcentaje se reduce al 4% para lo que tienen el 0,1% que recibe los ingresos más altos. Los dividendos constituyen entre el 30% y el 70% del ingreso de estos segmentos de la población.   En su diagnóstico la Comisión señaló que pese a que Colombia tiene uno de los niveles de impuestos más altos para las empresas en tarifa, el recaudo es de los más bajos, por la multiplicidad de exenciones, deducciones, regímenes y beneficios especiales, la evasión y la elusión.   Los contratos de estabilidad jurídica   El sistema tributario a juicio de los Comisionados impide la formalidad laboral y la competitividad empresarial, debido a las muy altas tasas nominales, que son las mayores de la región y a las cargas parafiscales (impuestos a la creación de trabajo).   El reto, afirman los comisionados, es que la reforma tributaria estructural, promueva el crecimiento de la economía, abandonando tendencias fiscalistas que lo frenan, mejorar la redistribución del ingreso y lograr recursos para garantizar los derechos constitucionales a un mínimo costo para la economía.