La Superintendencia de Sociedades admitió a la Compañía General de Aceros S.A en el proceso de reorganización empresarial.

Según señaló el organismo, esta firma se encuentra al día en sus obligaciones, sin embargo, sus propias proyecciones apuntan a que, de no ser por el inicio de este proceso, podría entrar en cesación de pagos en el curso de un año.

El superintendente Francisco Reyes señaló que “gracias a los procesos de reorganización, adelantados con el concurso de la Superintendencia de Sociedades, las compañías pueden iniciar negociaciones con sus acreedores para lograr un acuerdo que permita mantener la unidad productiva y la fuente generadora de empleo”.

Entre las causas que llevaron a la sociedad a solicitar una reorganización se encuentran, la caída del precio del petróleo; el portafolio y volumen de productos concentrado en clientes del sector industrial y minero energético; y la disminución en el volumen de las ventas.

"A partir de esta decisión Compañía General de Aceros S.A debe abstenerse de hacer enajenaciones que no estén comprendidas dentro del giro ordinario de sus negocios o de hacer pagos o arreglos por fuera de este proceso", informó Reyes.

Sobre la compañía


Según los reportes de la propia sociedad, la Compañía General de Aceros es una empresa colombiana dedicada desde hace más de 59 años a la comercialización e industrialización de aceros especiales.