Foto: Colprensa

La Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), en un reciente análisis, advierte que las consultas previas con las comunidades para avalar la construcción de los proyectos de cuarta generación 4G se han convertido en un mecanismo de extorsión al Estado. Según Anif, este es uno de los problemas que ha tenido que afrontar este plan de mega obras de infraestructura que busca mejorar la productividad y el desarrollo económico del país. "Las negociaciones con las comunidades, en muchas ocasiones convirtiéndose en verdaderos focos de 'extorsión' al Estado, bien por el montaje ficticio de dichas comunidades o por su fraccionamiento", sostiene el centro de estudios económicos. Para la Anif, "si bien se han hecho avances regulatorios, por ejemplo, con la expedición de la Ley 1682 de 2013 (Ley de Infraestructura), el Decreto 2041 de 2014 y el Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2014- 2018, es evidente que prevalecen serios obstáculos institucionales. Los cronogramas originales se han afectado y de allí la importancia de llegar a conocer el detalle de sus potenciales atrasos". El organismo explicó además que, la opinión pública tiene la errada idea de que estos programas 4G le permitirían a la economía colombiana empezar a crecer, casi de forma inmediata, a tasas del 5% o del 6% por año. "Lo primero que cabe aclarar es que la crisis minero-energética del período 2014-2017 estará ocasionando una desaceleración en el potencial de crecimiento de nuestro PIB-real, pasando del histórico 4,5% a cerca del 3% por año. Esto quiere decir que buena parte de los impulsos de inversión provenientes de las 4G se estará destinando a “recuperar” parte de ese potencial", explicó Anif.

Panorama

Incluso señala que hoy uno de los principales temores es por la velocidad de implementación de la ola-1 de estos proyectos, (con supuestos picos de ejecución durante 2018-2020), como por la magnitud y alcance de las olas 2-3. "Un total de 21 proyectos se encuentran actualmente al día en sus cronogramas (el 66% del total de 32 proyectos adjudicados) al corte de junio de 2017 (cifras más recientes)", indica el reporte. También señala que en los 9 casos (28%) de proyectos con atrasos, los inconvenientes han tenido que ver con los problemas de consultas previas (por ejemplo, en Mulaló- Loboguerrero y en la ruta CesarGuajira) y controversias-técnicas (como las registradas en Conexión Pacífico). Mientras que, en la fase de preconstrucción, con corte a junio de 2017, 11 de los 32 proyectos adjudicados de las obras 4G se encontraban en la fase de pre-construcción. "Allí 4 proyectos (alrededor del 40% de los proyectos en dicha fase) se encontraban a tiempo con su cronograma. En particular se destacan los casos de la vía Bucaramanga-Pamplona, una de las primeras obras adjudicadas de la tercera ola de concesiones 4G (con un Capex de $1 billón); y las iniciativas privadas de BugaBuenaventura ($1,2 billones) y el tercer carril de la vía Bogotá-Girardot ($2 billones), este último recientemente adjudicado a un consorcio liderado por Conconcreto", señala el reporte. Por último, indica Anif, en lo concerniente a los proyectos en fase de construcción, la mayoría (17 de 19 proyectos clasificados en dicha etapa) vienen cumpliendo su cronograma de avance de obra. "Allí los avances de obra se ubican en el rango del 0%-30%, presentándose avances importantes particularmente en los proyectos de la primera ola de concesiones (adjudicada durante 2014-2015 y con pronósticos de cierre de obras para el período 2018-2020)", apunta el reporte.