Cargando contenido

La entidad encontró "graves deficiencias" en la prestación del servicio y en el manejo de recursos.

Hospital San Andrés
RCn Radio San Andrés

Graves deficiencias en la prestación de servicios de salud en el Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, encontró la Contraloría General de la República, en una actuación especial de fiscalización, donde el hallazgo más importante se traduce en un daño fiscal por $1.767 millones. 

Según el organismo de control, los hallazgos administrativos detectados en el hospital de San Andrés, ponen en riesgo la salud de los habitantes de esta zona del país. 

Le puede interesar: Gobierno mete en cintura el valor del recobro para diez mil medicamentos

Entre las irregularidades se encontró que el 80% de los recursos que tenía que invertir la IPS Universitaria, que estaban por el orden de los 105 millones de pesos mensuales, para lo referente a mantenimiento preventivo y correctivo se utilizaron de forma inconsistente. 

"Se determinó que presuntamente la IPS quería cobrar actividades que no se habían realizado, para generar unos gastos superiores y decir que estaban completando ese rubro de los $105 millones, para descontarlos, no siendo cierto”, explicó el Contralor Delegado para el Sector Social, Julio César Cárdenas. 

Por otra parte, se encontró que la Gobernación no garantizó los permisos para el ingreso de especialistas en salud, canceló las agendas médicas y dejó a los pacientes sin consultas.

Además la ambulancia del hospital no funciona y los equipos biomédicos, de cómputo, muebles, camillas y demás enseres están abandonados en el sótano del hospital de San Andrés, con el riesgo de dañarse. 

Lea también: Cada 40 segundos se suicida una persona en el mundo, alerta la OMS

“Se está perjudicando el derecho fundamental a la salud, situación que afecta tanto a los raizales como a los visitantes, que al tener un accidente o calamidad grave no van poder ser atendidos de la manera que debe ser”, puntualizó el alto funcionario. 

Igualmente, se evidenció que la Superintendencia Nacional de Salud ha impuesto al departamento multas por un valor cercano a los 1.000 millones de pesos, por la omisión en el ejercicio de inspección, control y vigilancia; pero a la fecha solo se ha pagado una multa de 7 millones de pesos

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido