Tras la entrada en vigencia de Ley 1816, más conocida como la ley de licores, el Dane informó sobre los cambios en los precios de estas bebidas en el país. El organismo señaló que esta legislación incluye un incremento de $220 por cada grado de alcohol para licores destilados importados como el Whisky y de $150 para los vinos por cada grado de alcohol. Por tal motivo el Dane adelantó la actualización de precios de los licores como parte de la certificación que realiza el organismo. Así las cosas, un vino tinto costará entre $20.000 y $150.00, dependiendo de la marca y la cosecha. Mientras que un whisky podría costar entre $24.000 y $980.000. Otro de los licores extranjeros como el Vodka tendría un costo de entre $14.000 y $130.000. En cuanto a licores nacionales el aguardiente, según el listado del Dane, entra a costar entre $31.500 y $50.000 la botella. La ley contiene además el pago de una tarifa del IVA equivalente al 5% sobre el valor total del producto. Esto permitirá a las licoreras departamentales descontar el IVA que pagan por los insumos que necesitan. Así mismo, a partir de ahora, serán las asambleas departamentales las que autoricen la explotación directa o indirecta de la producción e introducción de licores destilados en cada mercado regional. Finalmente, para la producción por parte de terceros, los departamentos pueden escoger si lo hacen a través de permisos o de contratos. Además, permite que los departamentos se puedan asociar entre sí o con privados para producir licores.