Cargando contenido

Con la liberalización del mercado del oro, las ventas al Banco pasaron de 34,5 toneladas en 1991, a 0,5 toneladas en 1997.

Oro
El oro está estancado en precios internacionales, aseguró experto.
Foto: Ingimage

Como una manera de combatir la minería ilegal en el país, el cual además de generar serios daños ambientales es utilizada para el lavado de activos, el fiscal general Néstor Humberto Martínez propuso que el Banco de la República retome el monopolio de la compra de oro en el país.

Para comprender un poco el contexto sobre cómo funcionaba el mercado del oro en Colombia, RCN Radio contactó al economista y catedrático José Roberto Acosta, quien recordó que desde 1991 se liberalizó el mercado del oro en Colombia que durante muchos períodos estuvo en manos del Banco de la República.

Por lo tanto, fue por medio de las leyes 9 de 1991 y 31 de 1992 que se estableció un mercado de libre competencia para el oro y el dólar en Colombia, teniendo en cuenta que antes una de las funciones del Emisor era comprar y vender el metal y la divisa, amparado en las reglas del mercado. 

Lea también: Incautan al Clan del Golfo más de $6 mil millones en lingotes de oro

Sin embargo, de acuerdo con Acosta, algo que estaba en manos del Banco de la República cambió, no porque dejó de restarle importancia a la compra y venta de oro y dólares, sino porque en los años noventa arrancó en Colombia un proceso de apertura económica, dando luz a la libre competencia y generando en el mercado condiciones para que otros agentes tuvieran un papel más activo; es decir, se eliminó el monopolio del Banco en el mercado del metal dorado y las divisas. 

“Dentro de ese proceso de apertura económica que arrancó en Colombia en los años 90, la liberalización de mercados cambiarios y de oro constituía un pilar fundamental para ese proceso y una mayor transparencia en la formación de precios. De tal suerte, que eso generaba en los mercados una dinámica supremamente valiosa para que entraran muchos actores adicionales, se ampliara la economía y afrontáramos ese proceso de economía de una manera mucho más fortalecida y técnicamente más trasparente que cuando existía el control en los precios del oro y en el dólar", dijo Acosta. 

Al referirse a la propuesta del Fiscal General, Acosta manifestó que el hecho que el Banco de la República volviera a retomar el monopolio del oro en Colombia, sería "retroceder" en el tiempo; afirmó que la idea de Martínez está salida de contexto y nada tiene que ver con la coyuntura económica actual, recordando que ningún banco central del mundo ejerce el control del precio del oro.

Contexto: Fiscal propone que Banrepública tenga el monopolio de la compra de oro

Para Acosta, en caso de que esta propuesta prosperara a partir de un trámite legislativo que modificara las leyes 9 de 1991 y 31 de 1992, daría paso a mercados "subterráneos y paralelos" creados por compradores y vendedores de oro, quienes empezarían a manejar otros precios. "Volver a esas épocas de monopolio en el mercado del oro no es precisamente lo que está ocurriendo hoy en el mundo y mucho menos debería ocurrir en Colombia en pleno siglo XXI".

Además: Inversión extranjera aumentó en el inicio de año

De acuerdo con Acosta, es importante tener presente que el oro está estancado en precios internacionales desde la crisis de 2008, por lo que no es nada atractivo para incluirlo en un portafolio. 

¿Es importante para el país tener oro en las reservas del BanRep?

 

Contrario a lo que muchas personas pensarían, el analista económico afirmó que para el país no es importante tener oro entre sus reservas, recalcando que el "patrón oro desapareció a principios del siglo 20", predominando hoy en día en los mercados mundiales el dólar, "que es la moneda de cambio internacional en el comercio".

"Si ya desapareció el patrón oro hace casi cien años, mal haría Colombia en pensar monopolizar ese mercado y considerarlo como un activo de reserva que le quitara protagonismo a lo que son las divisas internacionales de comercio", indicó Acosta. 

Le podría interesar: Gremios dudan de cifra de desempleo; Dane dice que es por "fenómeno estacional"

Además, consideró que el querer ampliar la cobertura de intervención del Banco de la República en el mercado del oro significaría unos gastos de logística, que en las actuales circunstancias, no representaría una ganancia adicional para el Emisor. 

Finalmente, Acosta señaló que más allá que el Banco de la República asuma de nuevo el monopolio del oro en Colombia, a su modo de ver, el Estado debería hacer presencia en las zonas apartadas del país donde viven de la minería ilegal y que termina convirtiéndose en una herramienta para el lavado de activos y actividades ilícitas.

"No significa que monopolizando y centralizando el mercado vayan a desaparecer las actividades. El ataque del Fiscal General sobre ilegalidad está centrándose en la mera superficie y no en lo fundamental y estructural que es la falta de presencia del Estado en esas zonas", puntualizó.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido