Cargando contenido

Foto, Cortesía Juan Pablo Cañón.


La Federación Colombiana de Agentes Logísticos en Comercio Internacional (Fitac) informó que más de 2.641 toneladas de mercancías están represadas en bodegas de Cúcuta, tras el cierre fronterizo que decidió prorrogar, por dos meses más, el gobierno del vecino país.

Estas toneladas tienen un costo de 6,4 millones de dólares, y representan uno de los impactos de esta decisión, ya que el comercio exterior binacional está actualmente paralizado.

Pese a ello, los operadores logísticos decidieron enviar por vía aérea parte de esta mercancía, ante la clausura de los puentes internacionales.

No obstante, señala el gremio, los sobrecostos de esta operación ascienden a cerca de 8 millones de dólares.

Por su parte, la Federación Colombiana de Transportes de Carga Por Carretera (Colfecar), informó que debido a que los camiones están parados en la frontera, algunos de ellos decidieron hacer el viaje a Cartagena, con los respectivos sobrecostos por $2,7 millones para cada transportador.

A la fecha, 300 personas que hacían parte de la logística del comercio, han sido despedidas y se dejaron de ocupar 1.300 plazas de empleo.

Según cifras del Dane, antes del cierre de la frontera, la zona franca de la región movilizó 513 toneladas métricas de mercancía, un 20% menos en relación a igual periodo del 2014.

Asimismo, el ingreso del comercio internacional sufrió una contracción del 40,1%, frente a julio de 2014, con 3,3 millones de dólares.