Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Billetes colombianos - dinero
Carlos Andrés Ruiz Palacio en Pixabay

En sus primeros informe del año, analistas económicos de Asobancaria y del BBVA Reseach coinciden en la cifra de proyección del 4% sobre crecimiento de la economía para este año 2022.

Las proyecciones de Asobancaria prevén que al cierre de 2022 la actividad económica en Colombia se expandirá a un ritmo cercano al 4%.

De interés: Más de la mitad de los colombianos está atrasado en alguna obligación financiera, según estudio

Es una “cifra menor a la del rebote del 2021 (prevista en 10,3%), que permitirá que los componentes y ramas de actividad que se encuentran rezagadas continúen con su proceso de recuperación, al igual que el mercado laboral, el balance externo y las finanzas públicas”, señala Asobancaria.

Según el gremio, que agrupa a las entidades bancarias en el país, “para el año en curso, al igual que en 2021, se prevé que todos los componentes de la demanda presenten expansiones, aunque de forma más homogénea debido a la gradual dilución de los efectos base y a la menor tracción de la demanda interna”.

Entretanto, los analistas del BBVA Reseach proyectan también para 2023 un aumento de la economía del 2,8%.

Aseguran que parte de la desaceleración se debe a la moderación saludable que se espera en el consumo final, asociado a una recuperación progresiva de las tasas de ahorro en el país.

Lea además: Casi cuatro de cada 10 colombianos aún reportan afectación en sus finanzas por la pandemia 

“En 2022 y 2023 continuará el proceso de recuperación pero, como era de esperarse, a un ritmo más gradual. Esperamos que el consumo pierda dinamismo y que la inversión en construcción, tanto de vivienda como de obras civiles, lo compense parcialmente”, aseguró Juana Téllez, economista jefe de BBVA Research para Colombia.

Agregó que "también somos optimistas sobre un mayor dinamismo del sector exportador, tanto en los bienes tradicionales, principalmente asociados a la minería, como en los productos industriales y los agrícolas no tradicionales".

Para los analistas, el consumo privado tendrá un comportamiento heterogéneo entre sus componentes. “Por un lado, el consumo de bienes semidurables y durables se desacelerará. Al contrario, aprender a convivir con el virus y sus nuevas cepas permitirá que el consumo de servicios más asociados a la interacción social gane dinamismo en 2022 y 2023”, señalaron.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.