Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

El 15% de la carne que se consume en el país es ilegal.
ICA

La Federación Nacional de Ganaderos (Fedegán) alertó que tras la entrada en vigencia del decreto 1500 de 2007, que busca establecer las condiciones sanitarias para los mataderos ha traído efectos colaterales que inciden en la reducción de la formalidad.

Según Óscar Cubillos, economista y jefe de la oficina de Planeación del gremio, la balanza se inclinó hacia la ilegalidad, ya que se disparó el sacrificio clandestino y el robo de ganado.

El experto alertó que por los anterior se estima que el 15% de la carne que consumen los colombianos es ilegal o proveniente de contrabando, lo que pone en riesgo la salud de los consumidores al no cumplir con las normas sanitarias.

"No es que la gente esté dejando de consumir carne, sino que una gran parte de la que consumen es informal, el gran problema es la ilegalidad y la clandestinidad de los mataderos. Estimamos que entre el 15% y 20% del consumo puede estar viniendo de fuentes informales", agregó.

Consumo 

Igualmente explicó que el consumo de carne percápita se ha mantenido estable, sobre los 18,4 kg, lo que demuestra que la proteína se sigue surtiendo, pero como lo evidencian las cifras, el sacrificio clandestino le ha quitado espacio al legal.

"Hace 10 años, del 100 % del consumo de carne, un 75 % venía de sacrificio formal de frigoríficos y mataderos, y un 25 % tenía procedencia clandestina. No es que la gente haya dejado de consumir carne, sino que a los estratos bajos y medios los están abasteciendo con sacrificio informal”, añadió.

Aumento de mataderos ilegales

De la misma manera, Cubillos señaló que en los últimos 4 años, el sacrificio legal de ganado ha sufrido un retroceso superior al 20%.

“En el país había unos 1.200 o 1.300 puntos de sacrificio de bovinos, que no eran los mejores, como mataderos municipales que no cumplían con estándares higiénicos y medioambientales. Con el decreto 1500, hoy existen poco más de 500 plantas”, sostuvo.

Cubillos concluyó que con la entrada en vigencia del decreto 1500 de 2007 se cerró casi el 70 % de los establecimientos " y las fallas del Estado para cerciorarse que los expendios se surtan únicamente de carne de frigoríficos autorizados, muchos encontraron un negocio lucrativo en el abigeato y sacrificio clandestino, fenómenos que como revelan los ganaderos han aumentado de manera descontrolada".

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.