Cargando contenido

El Dane reveló que algunos colombianos prefieren no planchar la ropa para reducir el consumo de energía.

Por lavado de tanques, habrá interrupción del servicio en más de 38 mil hogares.
Foto archivo

El 95,1% de los hogares en Colombia realizan diversas prácticas para reducir el consumo de agua y energía, según revela una encuesta hecha por el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (Dane).

Esta encuesta es la base del Primer Reporte de Economía Circular que entrega el Dane, también con información de distintas entidades del Gobierno, y que da cuenta de las estrategias usadas por los colombianos para disminuir el consumo de agua y energía. 

Le puede interesar: Zapatos reciclables: la apuesta de una empresa colombiana durante la pandemia

En ese sentido, según los datos, Bogotá, Risaralada, Caldas, Quindío y Valle del Cauca son las regiones que hacen un mayor esfuerzo por reducir el consumo de agua y energía.

La encuesta de 2018, revela también que, en la reducción del consumo de agua, más de cinco millones 70 mil hogares reportaron que la reutilizan.

Otras más de cinco millones 79 mil usan un tanque de inodoro de bajo consumo de agua. Más de tres millones 600 mil aseguraron recolectar el agua lluvia y más de 2 millones 300 mil usa economizadores de agua.

En cuanto al ahorro del consumo de energía, la encuesta evidenció que más de 13 millones 800 mil hogares apagan las luces; más de 13 millones 100 mil familias usan bombillas ahorradoras. Otras 11 millones desconectan los equipos electrónicos y más de 9 millones 300 mil hogares reportaron que planchan una sola vez a la semana la mayor cantidad de ropa, o no la planchan.

Retos de la economía circular en Colombia

Los datos revelados por el Dane también dan cuenta de los avances poco significativos que ha alcanzado el país en términos de reutilización para producir de nuevo materias prima. 

Es el caso de los residuos orgánicos y materiales de construcción que no tienen un tratamiento que les permita incorporarse de manera masiva y de nuevo, a la cadena productiva. Estos residuos, la mayoría, van a parar a los rellenos sanitarios o en el peor de los casos, a los basureros a cielo abierto, fuentes de agua u otros ecosistemas.  

Los datos señalaron que en 2018, se recuperó el 0,17% de los materiales que fueron incorporados de nuevo a materias prima. Esta reincorporación representó en términos económicos cerca de 1.56 billones de pesos. 

"Hay un gran potencial en el país para generar una mayor reutilización de los materiales y sacar un mayor provecho. La economía circular, está llamada a jalonar la economía en la pandemia", indicó Ricardo Valencia, subdirector del Dane.

En este Primer Reporte de Economía Circular que aborda seis grandes pilares: minería, energía, biomasa, industriales y de consumo, envases, empaques y flujos de agua también se habló de la necesidad generar mayores prácticas de sostenibilidad en los sectores privados, públicos y en general, en la ciudadanía.

Con esos ítems, el país espera avanzar para promover la reutilización de diversos productos que, en este momento, la mayoría son concebidos como "residuos o basura" y que eventualmente, pueden ser parte importante de la economía.

Fuente

Sistema Integrado de Información.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido