Cargando contenido

Así lo señala un estudio de la ONG Cuso Internacional y detalla que el salario mínimo ha bajado el poder adquisitivo.

La intención es que se les pague mensualmente el 75 %.
La intención es que se les pague mensualmente el 75 %.
Ingimage

Un estudio sobre el panorama laboral en Colombia, elaborado por la ONG Cuso Internacional, señaló que pese a que el  60% de los trabajadores informales ganan menos de un salario mínimo, muchos colombianos prefieren quedarse en este sector de la economía.

Esta firma resaltó que acceder a un empleo formal que les pueda generar una mejor remuneración no les garantiza una mejora de sus condiciones de vida. 

Según el estudio, casi la mitad de la fuerza laboral del país permanece vinculada a un puesto de trabajo formal tan sólo entre 7  y 11 meses, por lo que considera que son necesarios estímulos para lograr la permanencia en el mercado laboral formal. 

Le puede interesar:  En Colombia las mujeres trabajan más en la informalidad que los hombres

A partir de un análisis de la experiencia laboral de las personas que ganan el salario mínimo en el país, incluido en el estudio “Reflexiones sobre el salario mínimo y la informalidad laboral”, la ONG  concluyó que estos trabajadores y trabajadoras se enfrentan a una precariedad laboral de manera constante.

"Usualmente las personas que ganan esta remuneración logran asumir los gastos de alimentación y vivienda, cuando cuentan con redes familiares de apoyo, así como estatales básicas de protección como el Sisbén", señala el estudio.

Adicionalmente la investigación arrojó que "los ingresos promedio de un jefe de hogar en 2007 disminuyeron el doble frente a 2017, mientras que los de uno con ganancias iguales o inferiores a un salario mínimo se redujeron cuatro veces durante el mismo periodo".

El informe destaca que las personas trabajadoras que ganan un mínimo afrontan grandes dificultades en momentos críticos marcados por enfermedades y accidentes que incluso, en algunos casos, son de carácter laboral. 

"Aunque los asalariados/as deben contar con seguridad social para sobrellevar estas situaciones, en algunas ocasiones el salario mínimo no les permite cubrir los gastos adicionales resultantes de estos episodios", señala el análisis.

Lea también: Mujeres en Colombia han perdido el miedo a denunciar a sus agresores

Los autores del estudio instaron a que la atención gire hacia la importancia de políticas de productividad ancladas en iniciativas de inclusión laboral, pues el documento demuestra que a mayor PIB, mayor generación de empleo formal.

Por lo tanto, Bogotá y Medellín (47,5% y 43,2%, respectivamente) encabezan la formalidad laboral, mientras que Cúcuta (74,3%) y Quibdó (65,9) son las ciudades más afectadas por la informalidad. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido