El riesgo político podría convertirse en una fuente clave de incertidumbre para los gobiernos latinoamericanos en 2018, según expresó la calificadora de riesgo Fitch Ratings.

La firma señaló que "Colombia y México enfrentan elecciones generales este año. Fitch considera que es poco probable que se produzcan cambios importantes en las políticas resultantes de las elecciones en Colombia, aunque la nueva administración enfrentará desafíos para reducir los déficit fiscales y colocar la carga de la deuda en una firme trayectoria descendente".

Advirtió "una serie de elecciones clave este año en las grandes economías, incluidas Brasil, Colombia y México, las políticas de comercio y migración inciertas de los Estados Unidos y los continuos desarrollos políticos idiosincrásicos son riesgos importantes que se deben controlar".

Fitch insistió en que "esto es especialmente cierto ya que las recuperaciones económicas no están bien arraigadas, mientras que la debilidad fiscal continuada, el aumento de la carga de la deuda y las reformas desiguales de las políticas fiscales y económicas siguen siendo restricciones crediticias para varios países".

Perú


Recordó que Perú fue testigo de una agitación política el mes pasado "cuando un voto rápido de la acusación presidencial fracasó por poco y fue seguido rápidamente por el controvertido indulto de un expresidente".

Indicó además que "el debilitado mandato presidencial resultante y las tensiones políticas probablemente desafíen la gobernabilidad, limiten el espacio para las reformas y pesen sobre la inversión y el crecimiento de la infraestructura. Las noticias de la investigación de corrupción en curso de Odebrecht en Brasil, que desencadenó la votación del juicio político, tienen potencial para una mayor desorganización política".

"Los marcos de política económica y fiscal siguen siendo importantes para muchos soberanos regionales, especialmente dados los grandes desequilibrios fiscales, el aumento de la carga de la deuda y las condiciones de financiación externa potencialmente más restrictivas", señaló Fitch.

"Más allá de los riesgos de eventos externos, el comercio internacional y las condiciones de financiamiento también podrían representar un desafío para algunos países latinoamericanos.

Una desaceleración inesperada en el crecimiento mundial, especialmente si fue liderado por China, podría pesar sobre los precios de las materias primas que afectan a varias economías clave en la región", puntualizó.