Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Viviendas que entregarán en Cundinamarca
Gobernación de Cundinamarca

Pese a la pandemia de coronavirus que sacudió al mundo, en el año 2020 se vendieron 176.157 viviendas tanto de Interés Social como No VIS, según informó el ministro de Vivienda, Jonathan Malagón, en entrevista con La FM. La cifra es la mejor en la historia del país.

“El 2020 es el año en la historia de Colombia que más viviendas se vendieron a pesar de haber tenido tres meses de cierres parciales, donde se tuvo un desplome de un poco más del 65%, pero logramos en el segundo semestre del año montar estrategias que dieron tanto fruto que se compensaron esos meses”, manifestó.

Del total de viviendas vendidas, 125.000 fueron casas VIS, y 51.000 unidades No VIS.

Lea también: Comerciantes urgen subsidios para que establecimientos sobrevivan a nuevas restricciones

El jefe de la cartera de Vivienda expuso que este año en febrero se vendieron más de 15.000 casas al mes, cuando se venía con un promedio de 13.000 y 14.000, sin embargo, al llegar la pandemia y con ello, la orden de aislamiento preventivo obligatorio, las ventas cayeron a 5.000 casas por mes.

No obstante, explicó que estos números se recuperaron significativamente entre septiembre y diciembre, donde se alcanzaron cifras que “parecían algo inimaginable” de más de 20.000 viviendas vendidas mensualmente.

“Si Colombia lograra vender 20 mil viviendas todos los meses en un año, hace una Cartagena nueva solo de propietarios”, agregó.

Vea también: Extienden subsidio de acueducto para las familias campesinas

El alto funcionario atribuyó este incremento en ventas pese a la contracción del Producto Interno Bruto de Colombia, al modelo de subsidios que presentó el Gobierno de Iván Duque a finales de mes de mayo, el cual se sumó al programa Mi Casa Ya.

Fueron 100.000 subsidios para Viviendas de Interés Social y otros 100.000 para No VIS, donde hubo dos novedades, según explicó el ministro de Vivienda.

El primero es que con el subsidio concurrente se permitió sumar el aporte de la caja de compensación al del Gobierno, entregando a las familias que ganan menos de dos salarios mínimos mensuales, un subsidio de 50 salarios mínimos como cuota inicial, lo que significa unos $45 millones, una cifra importante para adquirir viviendas que cuesten menos de 120 millones de pesos.

Pero, recalcó que fue determinante que ahora todas las familias colombianas tienen como fiador al Gobierno para respaldar el crédito, ya no necesitan buscar un amigo o familiar para poder hacer realidad el sueño de tener casa propia.

En el caso de las personas que tienen menos ingresos, el fiador por defecto es el Fondo Nacional de Garantías. “Ambas cosas permitieron dinamizar el crédito”, puntualizó y destacó que no solo se terminó con números muy buenos en comercialización de viviendas sino también en empleo, pues el sector ya está por encima de los niveles pre pandemia.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.