Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Ventas por catálogo
Ventas por catálogo
UNIVERSIDAD NACIONAL

Una investigación de maestría realizada en la Universidad Nacional reveló que la modalidad de empleo de ventas por catálogo es precaria y, como estas empresas no asumen compromisos laborales, se estaría contribuyendo a que estas compañías acumulen cuantiosos ingresos.

“Esta modalidad de empleo se considera precaria porque presenta niveles inferiores de seguridad social, derechos laborales y remuneración, si se compara con los empleos típicos”, asegura el abogado Manuel Bastidas, magíster en Derecho de la Universidad Nacional y autor del estudio, citado por la Agencia de Noticias de la Universidad Nacional.

Consulte: Las etapas por las que debe pasar un desempleado antes de volver exitoso al mundo laboral 

La investigación señaló que el 68% de las encuestadas que se dedican a la venta directa por catálogo no tienen otro trabajo, frente a un 32% que sí lo tienen. 

El estudio agrega: "La venta de productos por catálogo, o venta directa, se caracteriza tanto por trasladar al trabajador los riesgos y responsabilidades de la relación contractual como por generar incertidumbre sobre la duración del empleo y obstaculizar el acceso a los sistemas de protección social y de derecho colectivo".

Según cifras oficiales reveladas por la Asociación Nacional de Industriales (ANDI), en 2017 las ventas por catálogo sumaron 2,36 billones de pesos en ropa; es decir, el 16,85% de la facturación de ese sector.

Le puede interesar :  Banco de la República prende las alarmas por reciente cifra de desempleo

Asimismo, se reportó que en el mismo año las ventas directas cerraron con 6,97 billones de pesos, de los cuales un 44% correspondió a cosméticos y belleza mientras el 34% se ubicó en la categoría de ropa, moda y complementos.

El investigador comenta que este tipo de venta moviliza una enorme fuerza de trabajo, especialmente femenina. La mayoría de ellas son amas de casa, algunas son desempleadas o con bajos niveles de escolaridad.

En Colombia, el 98% de las cerca de 200.000 representantes mujeres son cabeza de familia, de niveles socioeconómicos 1, 2 y 3. Su margen de ganancia hoy puede ser del 25% y, además, tienen la posibilidad de ganar premios, incentivos y entrenamientos", señala el estudio.

Más enDesempleo en Colombia aumentó 0,3% durante el 2018

De la misma manera, la investigación también señala que "estas empresas –de cosméticos, ropa u otros productos– terminan llevando a las trabajadoras a jornadas ilimitadas, pues aunque no imponen un tiempo máximo de labor, ellas se comprometen más con la actividad porque de eso depende el incremento de las ventas, y por ende mejores ingresos".

Como no tienen una jornada de trabajo definida, no saben en qué momento empieza su trabajo con la compañía ni su labor doméstica, es decir que no existe una frontera entre estas dos actividades”, puntualiza la investigación.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.