Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Imagen de referencia de dinero
Imagen de referencia de dinero
Colprensa

Un 19 por ciento de las personas asalariadas en Colombia no ganan ni siquiera el salario mínimo legal vigente (SMLV). Así quedó confirmado en el estudio de “Pobreza e informalidad laboral: la perspectiva del Sisbén y el salario mínimo”, elaborado por la ONG de desarrollo Cuso International. 

La evaluación permitió conocer que la población ocupada asalariada no alcanzaba a ganarse el salario mínimo de $737.717 que regía en 2017. 

Los investigadores del estudio encontraron que la falta de educación y las brechas de género, son los factores que más inciden en que la población trabajadora reciba una remuneración menor a un salario mínimo

El estudio encontró que cerca de 41 por ciento de las personas ocupadas asalariadas sin educación no devengaba el SMLV el año pasado, mientras que este porcentaje fue de 19% para quienes terminaron la secundaria. Por ende, contar con educación incrementa significativamente las posibilidades de tener un trabajo decente. 

Lea también: Aumento del 6.2% al salario mínimo, cifra que no disgusta al Gobierno

En cuanto a las brechas de género, aproximadamente 63% de las mujeres asalariadas que no tenían educación ganaba menos de un salario mínimo y, en cambio, este porcentaje entre los hombres asalariados sin educación fue de 34%. 

“Es claro que, sin educación, los trabajadores y trabajadores enfrentan condiciones de trabajo más precarias e incluso su riesgo de sufrir explotación laboral aumenta en 100%. Sin embargo, es muy preocupante que el impacto negativo de la ausencia de estudios sea más pronunciado entre las mujeres. Por eso es necesario el compromiso de toda la sociedad para derribar las diferencias entre hombres y mujeres en el entorno laboral”, dijo Alejandro Matos directivo de la ONG de desarrollo. 

Agregó que “en la mesa de negociación deben ponerse mecanismos o principios que generen un enfoque de género, que reduzca el porcentaje de mujeres trabajadoras que ni siquiera pueden acceder a esta remuneración. En Colombia hay un gran número de mujeres cabeza de hogar que hacen grandes esfuerzos por trabajar día a día, pero no logran que sus familias salgan de la pobreza”. 

El estudio de la ONG de desarrollo enfatiza en cómo el no pago del salario mínimo conlleva a problemas serios de exclusión social y económica de las personas en situación de vulnerabilidad, así como la ampliación de brechas de género entre aquellas personas ubicadas en los niveles más bajos del Sisbén, es decir, entre quienes enfrentan una situación de pobreza en Colombia. 

Le puede interesar: Salario mínimo debe tener un incremento razonable: ministra de Trabajo

Uno de los resultados más alarmantes de la investigación se refiere al trabajo infantil. A partir del análisis de la información de la Gran Encuesta Integrada de Hogares entre 2011 y 2017, se encontró que aproximadamente 29.069 niños y niñas entre los 10 y 13 años han tenido un empleo asalariado (precario).

Una situación laboral crítica que exige de manera urgente medidas proactivas y rigurosas de control y vigilancia para combatir esta problemática.

El directivo aseguró que la evaluación estableció que “el 64.2% de las personas que trabajan por cuenta propia ganaba menos de un salario mínimo. En el caso de las mujeres, casi 76% de las que trabajaban por cuenta propia gana menos del salario mínimo, mientras que en el caso de los hombres el porcentaje es de 55%”. 

La influencia de la falta de educación, así como de las brechas de género, en que una persona ocupada/o no gane un salario mínimo se hacen más evidentes entre la población trabajadora por cuenta propia, pues 94% de las mujeres sin estudios no alcanzaba a ganar ni siquiera el mínimo. 

Más información: Inflación creció 0,12% en noviembre

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.