El gremio que agrupa a más del 50% de las empresas que prestan el servicio de la seguridad en Colombia alertó que los delitos como la extorsión y el secuestro se podrían disparar en la era del posconflicto, como ha pasado en otros países donde los grupos armados se han desmovilizado.

El vicepresidente del gremio, Miguel Ángel Díaz, señaló que la seguridad privada está preparada para afrontar lo que se viene y reveló que se está trabajando de la mano de la Policía para enseñar a la comunidad a estar atenta y saber identificar una llamada extorsiva o cualquier delito.

“Se sabe por otros procesos de paz que se pueden avecinar muchos delitos, esto nos preocupa y la ciudadanía tiene que saber cómo atender una llamada extorsiva, de intento de secuestro (...) esa estrategia la estamos diseñando con la Policía nacional“, sostuvo .

Diaz alertó que la delincuencia común va a utilizar nuevas formas para atacar a las empresas y a la sociedad, ya que los procesos de reinserción no siempre son exitosos.

Cabe recordar que pese a que en los últimos años la extorsión tuvo una disminución del 70% y el secuestro del 40%, los empresarios tienen temor de que estos delitos se vuelvan a disparar en la era del posconflicto, según lo aseguró el presidente de Confecámaras, Julián Domínguez.

“No podemos bajar la guardia ya que el posconflicto puede generar nuevas modalidades de delito pese a que la extorsión ha disminuido un 70% y el secuestro un 40% en todo el país“, dijo.

Según el dirigente gremial, estos flagelos que por tantos años azotaron al sector empresarial podrían reaparecer, ya que algunos disidentes de la guerrilla pueden terminar haciendo parte de las bandas urbanas.

“Tenemos que estar atentos porque los disidentes de los organismos que han hecho la paz pueden terminar haciendo parte de bandas urbanas u otros frentes que se dedican a estos delitos“, puntualizó.