El fiscal general de la Nación, Néstor Humberto Martínez, le pidió al Congreso de la República recursos adicionales por 300.000 millones de pesos para incluirlos en el presupuesto de la entidad para el próximo año. Según el jefe del ente acusador, "en valores nominales el presupuesto se reduce efectivamente porque pasa de ser 3 billones 39 mil 800 millones de pesos a 2.9 billones". Indicó por tanto que es necesario que no haya un recorte presupuestal de la entidad para el próximo año, con el fin de que la Fiscalía cumpla con su labor de la mejor forma posible. "Necesitamos que el presupuesto recoja la necesidad de satisfacer los gastos al mismo valor real del actual presupuesto, porque si no es así nos veríamos en la necesidad de recortar nuestros recursos para fiscales, investigadores y asistentes fiscales, que nos permite funcionar como Fiscalía", expresó. Dijo que es necesario apropiar partidas de transferencia que le permitan a la Fiscalía que las condenas en firme que tiene esta entidad sean solucionadas. Sostuvo que "la entidad tiene obligaciones exigibles por condenas en firme, por 1.2 billones de pesos", cuando para atender esta contingencia se dispone apenas de 70 mil millones de pesos. Así mismo informó que la Fiscalía tiene hoy contingencias por demandas en curso por 36 billones de pesos. "Solo los intereses de mora creciente comportan un efecto perverso desde el punto de vista de las finanzas públicas y de la propia entidad", señaló el fiscal Martínez. Hizo además una radiografía de la justicia y recordó que "hay represadas 15 mil audiencias y no se cuenta con los jueces necesarios para atender la justicia ordinaria". Reportó que hay más de 5300 audiencias pendientes, al tiempo que sostuvo que el país cuenta con los mismos 4300 jueces de hace 25 años. El pedido del fiscal general fue hecho durante el debate que sobre el presupuesto general de la Nación del 2017, que se lleva a cabo en las comisiones económicas conjuntas de Senado y Cámara.