Cargando contenido

Invima encontró que en plantas de sacrificio de seis departamentos se está usando este tipo de sustancias para engordar ganado.

El 15% de la carne que consumen los colombianos es ilegal.
ICA

Tras la alerta emitida hace unos días por el Invima sobre el uso de anabólicos en fincas y plantas de sacrificio en 6 departamentos del país, los ganaderos encendieron las alarmas y señalaron que estas malas prácticas podrían tener consecuencias nocivas para el sector, tanto en salud pública como en ventas al exterior.

El presidente de Fedegán, José Felix Lafaurie señaló que para exportar carne es importante que el producto sea lo más natural posible.

" El uso de antibióticos y anabólicos perjudican exportaciones el llamado es a corregir este tipo de prácticas , es más por los productos naturales pagan más en otros países", agregó.

El dirigente gremial señaló que los frigoríficos deben llevar un control más estricto de cuáles son sus proveedores y sancionar a los productores que no solo afectan la economía sino también la salud pública.

Por su parte el presidente de la Unión Nacional de Asociaciones Ganaderas(UNAGA), Ricardo Sánchez sostuvo que Brasil, Paraguay, Argentina y Uruguay países con importantes volúmenes de exportación de carne ya vedaron la utilización de los anabólicos para engordar el ganado, buscando responder a las exigencias de los mercados internacionales.

"Los países que demandan carne con precios y volúmenes importantes solicitan la prohibición de promotores de crecimiento Colombia no puede estar al margen de esta exigencia", añadió.

Alerta del Invima

El Invima de la mano con otras organizaciones adelantó el estudio de contaminantes químicos y de residuos veterinarios en carne de res, donde los resultados permitieron encontrar el uso de anabólicos que aunque no tienen un alto nivel, son una muestra de las malas prácticas que se estarían realizando en el sector.

Tomamos más de cinco mil muestras en fincas y mataderos y nos dimos cuenta de que el 8 por ciento de las muestras en las fincas tenían no conformidades y el 4 por ciento de las muestras en los mataderos eran no conformes”, manifestó el director de la entidad, Javier Guzmán.

El funcionario afirmó que “en las fincas se estaban utilizando medicamentos veterinarios no autorizados para el uso en Colombia como el Cloranfenicol o Nitrofuranos, mientras que en las plantas de sacrificio o mataderos nos dimos cuenta de que existían residuos de anabólicos como los esteroides o tirostáticos o vetagonistas”.

El director del Invima advirtió que estas sustancias fueron confirmadas como prohibidas debido a los efectos que pueden generar en los seres humanos por el aumento de diferentes tipos de cáncer, además del riesgo de resistencia a los antibióticos.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido