Cargando contenido

El pronunciamiento se produce tras el fallo del Consejo de Estado que ratifica las competencias de la entidad en esta materia.

Los controles estarán enfocados en los mataderos
Los controles estarán enfocados en los mataderos
Hector Manuel Ortiz

Tras el fallo del Consejo de Estado, que pide al Invima mayor control y pone en la picota pública a los mataderos ilegales que sacrifican todo tipo de animales en condiciones no aptas poniendo en serios peligros la salud del consumidor, la Federación Nacional de Ganaderos (Fedegan) celebró esta decisión y pidió mayor control contra la clandestinidad.

El presidente de gremio, José Felix Lafaurie dijo que "este es un importante fallo, el Invima no puede cerrar los ojos ante el crecimiento de la clandestinidad por falta de aplicar con severidad el decreto 1500".

El dirigente gremial agregó que la carne que está llegando incluso a las grandes ciudades no cumplen con las condiciones de salubridad.

Lea además: Más de 1000 reses fueron hurtadas a pequeños ganaderos en los Montes de María

Cabe mencionar que el fallo aclara y reafirma las competencias y responsabilidades que le asisten al Invima y a la Policía Nacional para frenar la proliferación de plantas clandestinas de sacrificio .

Según cifras de Fedegan más del 20% de la carne que se consume en el país proviene de mataderos ilegales, Óscar Cubillos, economista y jefe de la oficina de Planeación del gremio, la balanza se inclinó hacia la ilegalidad, ya que se disparó el sacrificio clandestino y el robo de ganado.

El experto alertó que por los anterior se estima que el 20 % de la carne que consumen los colombianos es ilegal o proveniente de contrabando, lo que pone en riesgo la salud de los consumidores al no cumplir con las normas sanitarias.

"No es que la gente esté dejando de consumir carne, sino que una gran parte de la que consumen es informal, el gran problema es la ilegalidad y la clandestinidad de los mataderos. Estimamos que entre el 15% y 20% del consumo puede estar viniendo de fuentes informales", agregó.

Consumo 

Igualmente explicó que el consumo de carne percápita se ha mantenido estable, sobre los 18,4 kg, lo que demuestra que la proteína se sigue surtiendo, pero como lo evidencian las cifras, el sacrificio clandestino le ha quitado espacio al legal.

"Hace 10 años, del 100 % del consumo de carne, un 75 % venía de sacrificio formal de frigoríficos y mataderos, y un 25 % tenía procedencia clandestina. No es que la gente haya dejado de consumir carne, sino que a los estratos bajos y medios los están abasteciendo con sacrificio informal”, añadió.

Le puede interesar: En septiembre no subirá el precio de la gasolina

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido