Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Gobernadores se declaran en apoyo a la ley de licores para mantener el monopolio



Amylkar Acosta, director ejecutivo de la Federación Nacional de Departamentos, aseguró que el recaudo de impuestos y el monopolio de la comercialización de licores, no puede salir de la administración de los entes territoriales.

“Hay dos líneas rojas, son una trinchera para los departamentos: la existencia de primera, que no se afecte negativamente el recaudo por concepto del impuesto al consumo y la segunda, la defensa del monopolio en la producción, introducción, distribución y comercialización", aseveró Amilkar Acosta.

En este sentido, durante las diferentes reuniones y participaciones en audiencias públicas, el director de la FND ha reafirmado que el proyecto que se está planteado en la ponencia, favorece a los departamentos con un recaudo incrementado 20% en el impuesto al consumo.

"Creemos que todavía en este tramo que queda, tendremos oportunidad para insistir en algunos aspectos que consideramos clave, para que salga una buena ley del régimen propio de los licores", agregó.

Acosta, también calificó de “ligero” asegurar que la ley de licores, estimularía el contrabando.

“No es cierto que va significar un incentivo al contrabando, porque también se contemplan unas herramientas eficaces para combatirlo y prevenir la adulteración. El 25 % del licor que se consume en el país tiene origen ilícito", subrayó.

Finalmente, Acosta pidió al Congreso respaldo para que dentro del articulado, la FND, a través de la Dirección Anticontrabando, con el apoyo de la DIAN y la POLFA, "continúe con el manejo de la plataforma que asegura la trazabilidad del producto; desde su introducción, hasta el lugar de expendio", y de esa manera evitar la adulteración y el contrabando.

“Actualmente los departamentos reciben 1.4 billones de pesos que representa el 16% de los ingresos totales de los departamentos y más de un 40% de los ingresos propios. Todos los análisis nos permiten afirmar que lejos de verse afectados esos ingresos, la ley va repercutir en unos mayores ingresos, tanto por concepto de recaudo de impuestos, como por las rentas que le van a seguir generando las fábricas de licores a los departamentos que cuentan con ellas.” Concluyó Amylkar Acosta.