El Gobierno anunció que tiene listo un paquete de medidas para seguir protegiendo al sector textil y de confecciones en todo el país, las principales son: optimizar la lucha contra el contrabando y acabar con la importación de productos a precios irrisorios. (Lea acá: Textileros advierten que más de un millón de empleos en el sector están en riesgo) Según el ministerio de Comercio, las acciones incluyen información más detallada en los registros de importación; garantía de permanencia de las etiquetas; reducción de aranceles para hilados que no afecten la industria nacional; controles aduaneros adicionales y más estrictos para textiles, hilos, fibras y ropa de hogar. “Este gobierno ha trabajado mucho con los textileros. No desconocemos que de enero a junio este sector ha tenido una desaceleración muy importante. Nos hemos reunido con toda la cadena en el mes y medio que llevo en el ministerio. Los decretos y resoluciones van a ayudar a dos cosas fundamentales: a disminuir el contrabando técnico, y la subfacturación, y a ayudarlos en todo el tema de la competitividad”, manifestó la ministra de Comercio, María Lorena Gutiérrez. La normatividad propuesta contempla que las fibras, hilos, tejidos, confecciones, ropa de hogar (toallas, ropa de cama, lencería y cortinas) y calzado que se importen al país por debajo de un determinado valor, considerado excesivamente bajo, sean sometidos a estrictos controles aduaneros. Se propone también para las mercancías importadas por debajo de los umbrales de precios establecidos, la DIAN solicite información sobre proveedores en el exterior, sobre el valor de la importación, sobre el agente aduanero que adelanta el proceso y del propio importador, entre otros datos.