El ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri, anunció que de la mano de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) se realizarán controles de inspección en las diferentes carnicerías del país para evitar especulaciones y aumentos exagerados en los precios de la carne por cuenta del brote de fiebre aftosa que atraviesa Colombia.

"Vamos a estar muy pendientes, ya nos hemos reunido con la Superintendencia de Industria y Comercio anunciando también la necesidad de hacer controles para que la gente no aproveche las circunstancias para subir exageradamente los precios de la carne", sostuvo Iragorri.

Según el jefe de la cartera agropecuaria si se suben los precios se terminará afectando aún más el consumo y por ende el impacto para la economía del sector ganadero podría ser bastante negativo.

"El tema de la carne es una cadena y los comerciantes no se pueden aprovechar de esta circunstancia para subir los precios pese al límite que hay de llegada de carne del Magdalena medio. Subir los precios afectará más el consumo y por ende al economía del sector ganadero", precisó.

Pese a que en algunas zonas del país como el Magdalena Medio está vigente la medida de cuarentena que impide la movilización de ganado, Iragorri enfatizó en que no hay desabastecimiento de carne.

"Aunque por 15 días una parte muy importante de los productores de carne del Magdalena Medio no podrán comercializar carne, no hay desabastecimiento en el país, por lo que no tendrían porque subir los precios", explicó el ministro.

Finalmente Iragorri reconoció que aunque es posible que haya una leve disminución en la oferta de carne, los precios no tendrán por qué subir de manera exagerada.