Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Gobierno establece nueva condición social para colombianos fuera de la pobreza: Clase Media Vulnerable

Foto archivo referencial



El Departamento Nacional de Planeación (DNP), estableció que los colombianos que han salido de la pobreza y la pobreza extrema, ahora pertenecen a una nueva estratificación social: la “clase media vulnerable”.

Según Simón Gaviria director del DNP, esta es la condición que se aplica para las personas que superaron los índices de pobreza en el país, pero aún no logran consolidarse como tal en la clase media.

"Tenemos el 30.8% de los colombianos consolidados en clase media, pero a su vez tenemos un 37.8% de clase media vulnerable, que significa esto, son personas que salieron de la pobreza, pero aun no mantienen un nivel de ingresos que los posicione. Sobre estas personas es que el país debe trabajar", manifestó.

Gaviria insistió en que técnicamente y después de iniciar los programas de superación de la pobreza, la clase media se dividió en dos, consolidada y vulnerable, esta segunda, es la más grande del país y por consiguiente la de mayor riesgo.

"En esta clase media vulnerable, las personas corren alto riesgo de regresar a la pobreza si el país sufriera un revés en materia de crecimiento económico o creación de empleo", explicó.

Y agregó, "el estándar internacional para que una persona no sea considerada pobre, es que gane entre 10 y 50 dólares diarios. En Colombia este avance de la clase media como se refleja, por ejemplo en los últimos 4 años un millón de colombianos compraron vivienda, o 2.4 millones compraron computador y así hay muchos indicadores que están mostrando que en el país hay una clase media emergente que se está consolidando y que por primera vez en materia monetaria supera la clase pobre", puntualizó.

Esta nueva clase media vulnerable está presente en una mayor proporción en ciudades como Montería y Barranquilla, que aún deben consolidar los ingresos de esta comunidad, mientras que ciudades como Bucaramanga, Bogotá y Medellín ya redujeron sustancialmente el riesgo.