Cargando contenido

Foto Standard & Poors



La Contraloría General afirmó que la baja de la calificación crediticia de Colombia por parte de Standard and Poor’s es una alerta que debe movilizar a las autoridades económicas del país, "para no seguir registrando los crecimientos raquíticos de los últimos años", que hacen imposible superar el círculo vicioso de aumento del déficit y la deuda.

En sus informes anuales al Congreso sobre la situación de las finanzas del Estado, el organismo de control fiscal advirtió reiteradamente sobre la tendencia al deterioro que se venía presentando en los últimos meses por diferentes factores.

"Desde la caída de los precios del petróleo, que comenzó en el año 2014, el déficit fiscal del Gobierno Nacional se ha incrementado, pasando de 2,5% en ese año a 4% del PIB al cierre del 2016. Esta situación tiene un espejo en la deuda pública, que mostró un comportamiento creciente al pasar, en esos mismos años, de 39% a 43,8%", recordó el organismo.

Para la Contraloría General, esta profundización del déficit "muestra las debilidades estructurales de las finanzas públicas y de la economía colombiana que han dependido, en los últimos años, de las materias primas".

IVA

Señaló además que es evidente que algunas medidas de política económica afectaron la dinámica de la economía en 2017: "De un lado, el incremento de las tasas de interés desde el año anterior y el efecto de la última reforma tributaria que aumentó la tarifa del IVA de 16% a 19%, afectaron, en gran medida, el crecimiento de la demanda interna de la economía".

Por el bajo crecimiento económico, los menores precios de las materias primas, la persistencia de déficit fiscal y de cuenta corriente en la balanza de pagos, prendieron las alarmas para la calificadora de riesgos Standard and Poor’s que redujo las calificaciones soberanas de largo plazo en moneda extranjera y local de Colombia de BBB a BBB-.

Crecimiento económico

Para el órgano de control fiscal es necesario implementar políticas económicas que soporten el crecimiento en sectores diferentes al minero energético, diversificar la industria y fortalecer el agro. Son elementos claves para recuperar el ritmo de crecimiento económico y mejorar la situación de las finanzas públicas mediante un mayor recaudo tributario, aseguró.

Según el organismo de control, "los últimos intentos en esta dirección no han logrado los resultados esperados y es así como en la búsqueda de medidas para impulsar el crecimiento económico, el Gobierno lanzó los denominados planes Pipes (Plan de Impulso a la Productividad y el Empleo) y, recientemente, otro conocido como Colombia Repunta que, en concreto, no han mostrado los resultados esperados. Muestra de ello es que la economía colombiana está registrando las tasas de crecimiento más bajas de los últimos años", subrayó.

Y es que las cifras de crecimiento reveladas hasta ahora por el Dane, muestran un bajo ritmo en la dinámica de la economía con una tasa de crecimiento acumulada a tercer trimestre de 1,5% anual, con lo cual la meta que el Gobierno se había trazado es improbable que se cumpla.

"El mismo gobierno consciente de la baja dinámica redujo en noviembre su proyección de crecimiento para 2017 a 1,8%. Lo propio hizo el Fondo Monetario que la había ajustado llevándola a 1,7%", señaló el organismo.

Apuntó que la decisión de la firma calificadora, "es una alerta que debe movilizar a las autoridades económicas en nuestro país. De hecho, la Contraloría expuso ante el Congreso, en el pasado informe sobre Situación de la Deuda Pública, que para reducir el saldo de deuda pública como proporción del PIB, es indispensable crecer a tasas superiores a la tasa de interés promedio de los bonos de deuda pública".

En ese contexto, señaló la Contraloría, el gasto público juega un papel determinante como elemento contra cíclico de la política económica, y por ello mismo insiste, en el marco de la regla fiscal, en que se requiere reorientar la acción del Estado para mejorar la ejecución y la calidad del gasto público.

“No es suficiente gastar más, hay que gastar mejor, contribuyendo así a una mejor provisión de bienes y servicios públicos esenciales para el impulso al crecimiento económico, el empleo y el desarrollo. En este sentido, esperamos que las propuestas de la Comisión de Gasto Público, cuyos resultados se conocerán este mes, permitan orientar la discusión de la política económica hacia estos objetivos”, concluyó el organismo de control luego de conocerse la nueva calificación crediticia que ha otorgado al país la firma calificadora de riesgos Estándar and Poor's.