El Gobierno pondrá en funcionamiento este año un sistema de seguimiento a las finanzas estatales, como uno de los requisitos para el ingreso a la OCDE.
Según fuentes del alto gobierno, consultadas por RCN Radio, esta tarea está contenida en un documento Conpes en el que se fija, entre otras tareas, que el gobierno sólo debe mantener los activos que den los rendimientos esperados.
Para ello es necesario llevar a cabo un estudio sobre la conveniencia de su participación accionaria en las entidades que estén en la mira.
La idea es haber realizada esta depuración de activos en los primeros meses de 2017.
Según las fuente, se pondrá especial énfasis en las inversiones accionarias que no superen el 10%, "si dichas participaciones no han sido producto de un acto en el que no haya mediado la voluntad expresa de la nación".
Así mismo, deberá tramitar ante el Legislativo, un proyecto para crear una nueva entidad  que ejercerá estas funciones de seguimiento a las propiedades del Estado.