Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Textiles
Textiles
Inimage

Los gremios de los comerciantes y los exportadores urgieron al Ministerio de Comercio frenar temporalmente el decreto de aranceles a  las confecciones, teniendo en cuenta la actual coyuntura económica enmarcada por la alta devaluación y un dólar por encima de los $3.600.

Según el presidente de Fenalco, Jaime Alberto Cabal,"una decisión de esta magnitud, en momentos de incertidumbre económica, tendrá un negativo efecto en la economía nacional y afectará dramáticamente el bolsillo de los colombianos, especialmente de los estratos de menores ingresos".

Cabal agregó que "los costos exagerados en un rubro tan importante de la canasta familiar, como es el vestuario, perjudicarán la generación de empleo, la inversión extranjera y será el ambiente propicio para que el contrabando aumente en perjuicio de la industria nacional. Una medida de esta naturaleza es inconveniente y perjudicial”, agregó el vocero de los comerciantes.

Le puede interesar: Estos son los nuevos controles en aeropuertos de Colombia por el coronavirus

Por su parte, Javier Díaz Presidente de Analdex, manifestó que en la coyuntura actual, caracterizada por una fuerte devaluación del peso, resulta inconveniente incrementar los aranceles, pues lo que va a ocurrir es una informalización de las operaciones de ingreso de prendas de vestir provenientes del exterior. 

De igual manera, el directivo reiteró que lo que hay que hacer es trabajar con la Dian y la Policía Fiscal y Aduanera para, mediante mecanismos aduaneros no arancelarios, controlar el ingreso de prendas de vestir declaradas a muy bajos precios y trabajar en operación de control al contrabando abierto.

Adicionalmente, de acuerdo con la Bitácora Económica de Fenalco, el coronavirus ya empieza a preocupar a los empresarios colombianos, especialmente por la interrupción de la cadena de abastecimiento de materias primas, partes, piezas y productos terminados que deben ser importados y cuyos retrasos en la entrega ya superan los 45 días, lo que seguramente impactará en el precio de algunas mercancías, que sumado a un dólar alto puede generar efectos inflacionarios. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.