El gremio de la industria prendió las alarmas por las consecuencias económicas que puede traer para Colombia una llegada masiva de venezolanos al país, como consecuencia del recrudecimiento de la situación social vivida en la vecina Nación.

Según indicó el presidente de la Andi, Bruce Mac Master, "tenemos que medir muy bien cuál será el efecto de que vengan a buscar digamos alternativas de vida económicas. Colombia tiene sus propios retos, ustedes saben que tenemos todavía un desempleo que no es el más bajo del continente y desde el punto de vista político es muy grave tener un vecino con problemas como los que tiene de democracia Venezuela".

Dijo que los sectores industriales del continente "han venido haciendo un llamado de atención permanente, incluso con una declaración en la que fuimos solidarios con sectores como el de las empresas y los empleados venezolanos de la situación de institucionalidad tan grave que estaban viviendo".

Recordó que Colombia no es la más boyante en materia de oportunidades de trabajo y por tanto se hace necesario explorar medidas especiales para atender la situación humanitaria de los ciudadanos del vecino país, que ingresen al nuestro.

Por su parte el presidente de Fenalco, Guillermo Botero, señaló que Colombia debe tomar la situación de Venezuela con un caso de seguridad nacional debido a que en el vecino país está viviendo una situación de hambre y problemas serios de salud.

"Este es un tema que se está volviendo de seguridad nacional, porque en cualquier momento esa frontera se puede romper y puede haber desórdenes y asonadas en zonas fronterizas, porque la situación de Venezuela es de hambre", afirmó. Recalcó que "lo que se vive en Venezuela es una situación que no resiste, como la de los africanos que están inmigrando y sin importarles si se ahogan en el mar Mediterráneo o no. Aquí los colombianos estamos viviendo un poco lo de Turquía con relación a los inmigrantes africanos".

Dijo además que "es altamente preocupante la situación de cerca de 30.000 venezolanos que están prácticamente varados en ciudades como Medellín y por lo tanto este fenómeno migratorio hay que entrar a considerarlo de manera seria y responsable".