Los sectores de la industria y la hotelería criticaron algunos cambios que propone el proyecto de reforma tributaria que surte su trámite en el Congreso de la República.

El empresario y presidente de los hoteles Decameron, Fabio Villegas, afirmó que sería nocivo para el sector de la hotelería el que por la vía de la reforma se le retire la exención del impuesto de renta.

"La industria hotelera ha crecido y se ha fortalecido al amparo de este tipo de normas y de beneficios que en la parte tributaria hemos tenido", sostuvo el directivo.

Dijo además que el país debe mirar el tema tributario, los costos y beneficios asociados a esa realidad. "Creo que cuando se dé en firme esta discusión en el Congreso, se verá la necesidad de mantener este tipo de beneficios y esta normatividad tributaria para bien del sector".

El proyecto de reforma tributaria lo que busca es retirar la exención que por 15 años ha tenido el sector hotelero del impuesto de renta y con ello obligar a los hoteles a pagar un 9% de este tributo.

Libros ¿más caros?

Por su parte, la industria editorial insistió en que con la reforma tributaria el precio de los libros se incrementará entre un 12 y un 18%.

Para el gerente de Legis, Erick Rincón, "con el proyecto, aunque los libros siguen exentos de IVA, al no poder las empresas editoriales solicitar la devolución de este impuesto en el proceso de producción de las publicaciones, ni poder tampoco llevarlo como costo o deducción del impuesto de renta, la consecuencia final será el incremento real en el precio de los libros".

"La reforma propone que las editoriales que tengan una base gravable de menos de $1.000 millones paguen un impuesto de renta del 9% y las más grandes la tarifa general sobre una base gravable progresiva. Con lo que los balances de esta empresas tendrán que hacer frente a este tributo".

Afirmó además que gravar los dividendos de las editoriales perjudicará el emprendimiento de este sector, "pues ataca a las personas que están dispuestas a invertir en esta industria".

El proyecto mantiene la exención de IVA para los libros y propone un gravamen del 5% para las revistas y los periódicos.

El directivo de la editorial pidió por tanto al gobierno considerar estos incrementos para "no ver golpeado aún más la lecturabilidad de los colombianos".