La desaceleración económica, acompañada de la reforma tributaria y las masivas importaciones legales provenientes de China, tienen en alerta a los industriales del sector textil, quienes en el primer trimestre del año registraron una caída de 3,5% según las más recientes cifras del Dane.

Según el presidente de la Cámara Colombiana de Confecciones, Edwin Salazar, son más de 50 mil empleos los que se han perdido en el sector en lo que va corrido de este año, incluso algunas fábricas de textiles han tenido que cerrar sus puertas.

“Más de 50 mil empleos se han perdido en lo corrido de este año por cuenta del ingreso de mercancía proveniente de China, por la eliminación del arancel mixto, son muchas las personas que han quedado sin sustento".

Salazar asegura que el desmonte del arancel mixto también tiene sumergido al sector en esta crisis por lo que le hizo un llamado al Gobierno a que lo vuelva a retomar: “exhortamos al ejecutivo para que el Decreto 1425 sea modificado para volver a los aranceles mixtos, con la figura del ‘Techo Legislativo’ del 40% para cumplir el fallo de la OMC".

Por su parte, la directora de la Cámara de Textiles de la Andi, Juliana Calad, sostuvo que la caída de la producción y el empleo del sector se debe principalmente a la baja demanda tanto regional como mundial.

“Esta caída no obedece al arancel mixto sino a la condición económica".

Según Calad “la reforma tributaria también ha disminuido la compra de prendas de vestir mientras la gente se va acostumbrando".

Las cifras del Dane señalan que en el primer trimestre las exportaciones de prendas de vestir alcanzaron ventas por US$80 millones, frente a US$84 millones del mismo periodo del año anterior; mientras las de productos textiles sumaron US$66 millones, comparados con los US$77 millones de los tres primeros meses de 2016.