Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Vendedores informales en Bogotá
Vendedores informales en Bogotá.
Alcaldía de Bogotá

En el marco de las discusiones del aumento salarial para el próximo año, la firma Corficolombiana señaló que entre 2015 y 2019, el salario mínimo tuvo un aumento real del 9%, descontando la inflación, situación que ha beneficiado principalmente a las personas que están vinculadas formalmente al mercado laboral. 

La corporación financiera explica que los ocupados formales se vieron favorecidos por los aumentos sucesivos del salario, muy por encima de la inflación en los últimos años, lo que llevó a que sus ingresos reales crecieron casi 6%, a mediados de 2019, pero la pandemia los llevó a caer 3%. 

Información relacionada: Sin acuerdo terminó nueva reunión del salario mínimo 

Por su parte, los trabajadores informales vienen sufriendo una reducción de sus ingresos, desde antes de la pandemia y a septiembre del presente año, registraron una caída de 11%, ampliando la brecha frente a los empleados formales. 

“La discusión sobre el salario mínimo debe tener en cuenta la estructura del mercado laboral colombiano y reconocer que éste beneficia solo a la mitad de los trabajadores, los formales. Las rigideces del mercado dejan por fuera a la otra mitad, cuyos ingresos se deterioran cada vez más”, afirma Corficolombiana. 

Para la firma, el aumento del salario para el próximo año debe incorporar que en 2020, la inflación será cercana a 1,4% y la economía se contraerá más de 7%, por lo que un alza de 2,5%, equivalente a un pago mensual de 900.000 pesos, puede ser consistente con la actual coyuntura. 

“Las empresas sufrieron un golpe inédito y muchas tuvieron que cerrar. Aquellas que lograron sobrevivir no pueden seguir asumiendo incrementos elevados de los costos laborales, como ha sucedido desde 2016”, indicó la corporación financiera. 

De interés: Ventas de comerciantes crecieron por primera vez desde que empezó la pandemia

Finalmente, el estudio advierte que los aumentos excesivos del salario encarecen el trabajo formal e incrementa la informalidad y el desempleo, además, se indica que el choque sobre el empleo y los ingresos de los trabajadores hace evidente la urgencia de flexibilizar las condiciones para generar empleo de calidad. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.