Foto referencial de Ingimage

Los colombianos siguen volcándose hacia los juegos de azar, pues el 40 por ciento de los hogares del país tiene por lo menos un apostador en su familia; según conoció RCN La Radio, el chance, el Baloto, la lotería y los casinos son los principales motores de este sector y mueve al año 3.7 billones de pesos.   La mayoría de los apostadores colombianos son de estratos 2 y 3, están casados y tienen en promedio 44 años de edad.   De los 3.7 billones de pesos que deja este negocio anualmente, 1 billón va para el sector de la salud. Actualmente hay 38 empresas legales dedicadas al negocio, tal como lo reveló Baltazar Medina, presidente de Feceazar.     "En los últimos 10 años el crecimiento ha sido evidente, respondiendo básicamente a dos cosas, un lado el desarrollo del sector empresarial que ha tenido el sector y de otro lado, el interés del gobierno en formalizarlo", indicó.   Según Medina el crecimiento de juegos de azar en este periodo de tiempo ha estado por encima del PIB del país, es decir entre un 4.5 y 5%.   Por su parte, Cristina Arango, presidenta de Coljuegos, coincidió en que este es un sector que se ha mostrado positivamente, pues el promedio de inversión de los consumidores de estos juegos es relativamente alto.   "Si uno va a un casino, en promedio ha invertido 47 mil pesos semanales por persona, mientras que si usted es un jugador de Chance invierte alrededor de 3 mil pesos semanales", señaló.   Según Arango, los juegos preferidos por los colombianos son en su orden: el Chance, Baloto, Loterías, super Astro y por último, las mesas de Casino y máquinas tragamonedas, que aunque sólo reúnen el 2% de la población que juega, "les gusta jugar de manera más frecuente".   Y es que hoy en día en Colombia hay cerca de 3 mil casinos, 10 mil puntos de venta de Baloto y 4 mil de chance legales.   Sin embargo, a la industria se agrega el reto de luchar contra las apuestas ilegales.   Las autoridades tienen identificadas al menos 70 mil máquinas adaptadas para captar de manera ilegal el dinero de los apostadores, y solamente en los que se juegan por internet, hay 200 páginas a punto de ser bloqueadas por no ofrecer ni garantías en los premios y evadir los recursos que se le aportan a la salud.