La Contraloría General de la República fue aceptada como víctima en representación de los intereses patrimoniales del Estado durante la audiencia de imputación de cargos que se adelanta en el Juzgado 16 Penal Municipal con Funciones de Control de Garantías de Bogotá, por el caso Reficar.

Según recordó el organismo de control, "el 13 de marzo la Contraloría anunció la apertura de un proceso de responsabilidad fiscal por 6.080 millones de dólares, a raíz del daño patrimonial que se pudo dar en la modernización de la Refinería de Cartagena, Reficar".

Indicó que en su oportunidad la Contraloría dio traslado de los informes de auditoría realizados a Reficar para que otros organismos de control y justicia adelantaran las investigaciones del caso.

El organismo además adelanta el proceso de escuchar, en versión libre, a los más de 50 implicados en este escándalo, entre ministros, exministros, directivos y contratistas de este proyecto, que comenzó costando cerca de 3.000 millones de dólares y terminó valiendo más de 8.000 millones de dólares.