Cargando contenido

Según el presidente del gremio, Santiago Castro,  las criptomonedas no son ilegales, pero son altamente especulativas

Como un chiste calificó el Presidente de la Asociación de Entidades Bancarias y Financieras (Asobancaria), Santiago Castro, a la criptomoneda venezolana, que lanzó el pasado martes Nicolás Maduro y que se basa en los futuros del petróleo de ese país.

"Yo creo que el "Petro" es un chiste, porque si no hay ninguna credibilidad en la estabilidad financiera de Venezuela y de sus políticas macroeconómicas, pues ¿porqué le tendríamos que creer a una criptomoneda que se deriva de esa autoridad?" dijo Castro.

Igualmente Castro sostuvo que las criptomonedas no son ilegales, pero son altamente especulativas, "hasta lo que conocemos al día de hoy, sus transacciones han sido exclusivamente de gobierno. Nosotros siempre hemos dicho, las criptomonedas no son ilegales, pero son unas herramientas altamente especulativas y deben ser vistas como tal".

Según el Gobierno venezolano cada "Petro" va a tener un valor igual al precio del barril de petrolero de la cesta venezolana, la idea es recaudar 100 millones de dólares.

Es de mencionar que la criptomoneda logró recaudar en su primer día US$735 millones, es decir cumplió con la meta que se había fijado el gobierno venezolano que además sacó al mercado el "Petro" con el fin de crear una divisa que no sea controlada por Estados Unidos, para poder financiarse y lograr cumplir el pago de sus deudas internacionales. 

Por otra parte, Henry Ruiz, presidente Ejecutivo de Fendipetróleo, gremio que reúne a los distribuidores minoristas de combustibles, afirmó que la decisión del gobierno de Venezuela de cobrar la gasolina que se comercializa en la frontera en la moneda virtual "Petro", no afectará a las estaciones de gasolinas colombianas pero sí tendrá un impacto directo en el contrabando de combustible. 

El dirigente gremial manifestó que las personas que compren gasolina en territorio venezolano podrían tener una afectación en su bolsillo, debido a que se podría encarecer el costo del combustibles del lado venezolano, pero no tendrá mucho efecto en Colombia, ya que en el país este tipo de moneda son ilegales. 

"La situación que se vive en la frontera con Venezuela no es por la criptomoneda, es por las bandas delincuenciales que están trayendo combustible de contrabando y que han hecho que las estaciones de servicio en los negocios debidamente constituidos, bajen de su consumo",  señaló Ruiz. 

Fuente

Encuentre más contenidos

Fin del contenido