Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Peluquerías en tiempos de coronavirus en Colombia / Bioseguridad en salones de belleza
Inaldo Pérez –Sistema Integrado Digital

Un fuerte pulso comercial se libra entre las empresas de cosméticos Yanbal Colombia S.A. y Ebel International Limited, que venden sus productos por catálogo, por el registro de la marca 'L'Bel Paris', destinada a la enseñanza de belleza y cosmetología.

La 'pelea', que ha llegado a instancias de la Superintendencia de Industria y Comercio, se sustenta en un concepto del Consejo de Estado que señala que las marcas no deben tener nombres que resulten engañosos para el consumidor; es decir, los nombres de las marcas no pueden hacer pensar al consumidor algo diferente a la realidad.

“Es importante precisar que basta con que exista riesgo de inducir a error al público consumidor respecto de la procedencia del servicio para no registrar el signo solicitado”, advirtió el Consejo de Estado.

Le puede interesarRenault: caen ventas un 21,3% en 2020 en el mundo

En 2010, la Superintendencia de Industria y Comercio recibió una petición para registrar la marca, pero Yanbal se opuso a ese registro ya que supuestamente ese nombre engañaba al consumidor porque “la palabra ‘Paris’ podría sugerir que el producto provendría de esa región”, lo cual no era cierto.

Ese lío llegó al Consejo de Estado, que al revisar el caso concluyó que la marca "L'Bel Paris" podría resultar engañosa, pues la palabra 'Paris' "lleva a que el público consumidor asocie dicho signo la ciudad París, capital de Francia".

El alto tribunal señaló que “la marca cuestionada puede resultar engañosa al hacer creer al público consumidor que el servicio que distingue procede de determinada localidad o zona geográfica, cuando en realidad no goza de dicha característica”.

Se comprobó que los servicios que promocionan y comercializa la compañía, a través de sus folletos y catálogos, provienen de Perú, Colombia y Ecuador, más no de Francia.

Aunque la compañía aseguró que “tiene vínculos estrechos y verdaderos con Francia para la elaboración de productos (…) en el año 1999 constituyó la sociedad francesa Ebel International France Sarl, con el fin de que sirviera como intermediaria para la compra y venta de productos de cosmetología, perfumería y la prestación del servicio de logística”.

Lea tambiénBancos ajustan horarios de atención para el puente de Reyes

Sin embargo, el Consejo de Estado advirtió que la marca correspondía a una indicación geografía extranjera que podría inducir a error al consumidor sobre su procedencia.

“Indica que los servicios de enseñanza relacionados con productos cosméticos, de higiene y belleza son derivados de la aplicación de procedimientos de una zona geográfica determinada, cuando ello no corresponde a la realidad”, sostuvo el fallo.

También advirtió que al momento de adquirir los servicios de la marca, el consumidor podría estimar equivocadamente que los mismos se basan en normas, postulados y procedimientos que provienen de la ciudad de París”. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.