Cargando contenido

El próximo martes 24 de marzo comenzará a regir la medida que busca detener los contagios por coronavirus en el país

Exigen el pago total de sus salarios, se declaran en crisis financiera en sus hogares
Foto de Archivo

Aunque el Gobierno Nacional ordenó el confinamiento de todos los colombianos para combatir la propagación del coronavirus, a partir del próximo 24 de marzo, muchas personas no podrán cumplir con este decreto.

Se trata de aquellos cuyas profesiones de servicio esencial como el personal de la salud, de seguridad, de emergencias, reporteros o domiciliarios, entre muchos más, tendrán que salir a la calle a cumplir con sus obligaciones, vitales para el servicio de las demás personas, a pesar del riesgo.

RCN Radio conversó con ellos para conocer de qué manera enfrentan este desafío. Edgar de León es guarda de seguridad y su misión es  custodiar la portería de un conjunto residencial en Bogotá, razón por la cual tampoco ha participado del simulacro de aislamiento preventivo, impuesto por la alcaldesa de Bogotá, Claudia López.

“Mi labor es importante por el bienestar de los otros y por el orden dentro del conjunto residencial, así como el cuidado de una propiedad o un inmueble, esas son las labores que no se pueden hacer desde casa, pero son labores que hace uno en la profesión que escogió y que le gusta”, expone De León.  

Labores como la de Edgar, son esenciales en la sociedad, una misión que al igual   que la del  personal de salud, la Fuerza Pública, los reporteros, los transportadores  y domiciliarios, entre muchos más, no tienen opción de quedarse en casa.

Audio

Escuche el informe sobre los oficios que estarán en calle durante confinamiento

0:27 5:25

Cómo afrontan trabajar en calle

Laura Corredor se desempeña como Fisioterapeuta en una prestigiosa clínica en Chía, Cundinamarca, dice que en promedio, diariamente atiente entre 20 y 25 pacientes. Destaca que como medida de protección con su familia, se desplaza hasta su lugar de trabajo con ropa particular y en su oficina se pone el uniforme, una acción que repite al finalizar la tarde para evitar llevar algún virus en las prendas de vestir.

Entre tanto, Noel Bravo, quien transporta combustibles para abastecer estaciones de servicio en algunas regiones de Colombia, señala que “el riesgo de contagio en la operación no es tan alta porque la realizo solo”.

A su vez, Fredy Barón, supervisor en uno de los puertos de Cartagena, lugar en el que se maneja toda la logística para la entrada y salida de mercancía en el país a través de contenedores, indicó la importancia de no entrar en confinamiento debido a que este sitio es vital para la economía colombiana. “Por ahí es donde entra y sale la mercancía que necesitamos y que en otras partes están necesitando”.

Agregó que frente a la emergencia sanitaria, ya están aplicando acciones. “Me cuido, cuido a mis compañeros por lo que no nos aglomeramos ni nos reunimos en masa, siempre estamos atentos de la higiene”.    

Lea tambiénVelación por Internet, opción de funerarias durante la alerta por coronavirus

Por su parte, Clara Serrano, auxiliar de servicios generales dijo que se siente expuesta constantemente al virus debido a su labor en la limpieza de oficinas y por el contacto con la gente cuando la atiende.

Así mismo, Gerson Ardila, cajero de un reconocido supermercado, afirmó que no tiene manera de trabajar desde la casa, debido a que sus funciones corresponden netamente a atender clientes que llegan de compras.

“Por estos días lo que hemos hecho es tener cuidado del contacto con las personas, colocarnos los tapabocas y guantes”, dijo Ardila.

Agregó que sus clientes siguen dándole prioridad a productos como jabón antibacterial, papel higiénico, toallas de manos y gel antibacterial”.

 

Por su parte, Michael Ariza, quien es dueño de un restaurante en Bogotá y no tendrá sus instalaciones disponibles para el público, está trabajando junto con su socio en realizar domicilios para tratar de mitigar la crisis económica que se vive por cuenta del coronavirus.

“Hacemos entre cinco y seis domicilios diarios que pueden costar entre $3 Mil y $6 Mil pesos, según la distancia. Para esta labor nos protegemos con tapabocas, guantes, nos lavamos constantemente las manos cargamos jabón antibacterial para por lo que estamos transportando alimentos”, afirmó Ariza.

Lea también: Línea de información sobre coronavirus funciona con debilidades

Finalmente, Sandra Gil, quien se desempeña como Terapeuta Respiratoria, aseguró que su labor se enfoca en el cuidado respiratorio de los pacientes del área de urgencias. “Somos la primera línea de defensa así que por favor los que puedan, quédense en casa” puntualizó.

Trabajar en plena emergencia sanitaria

Rcn Radio consultó con Adriana Pacheco, directora del doctorado en Salud Pública de la Universidad del Bosque, sobre los retos que deben asumir actualmente ciertos oficios frente a la salud pública en el país.

“Hay renglones de la economía que no pueden tener teletrabajo como son los servicios, ejemplo el de taxi, ser mesero o lavadero de carros; sin embargo nosotros individualmente si debemos seguir las medidas de prevención que ya se nos han dicho, es decir, de manera individual todos debemos acatar el lavado de manos frecuente con agua y jabón como se nos ha indicado tanto”, expuso la experta.

Pacheco agregó que “el distanciamiento social en el transporte público puede ser algo difícil pero en los lugares de trabajo si debe hacerse. Los gabinetes deben reunirse para poder hablar con los representantes de las empresas, de los comercios para ver medidas de prevención de la expansión del virus y también para ver medidas económicas que se puedan tomar sin afectar a la gente que pueda verse más vulnerada por su situación laboral”.

Hoy, el reconocimiento es para esos oficios que están afrontando un doble desafío, saliendo a la calle a cumplir con su deber, en medio de una emergencia sanitaria de connotación mundial.  

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido