Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Un cafetero manipulando el grano en Risaralda
El precio internacional de referencia para los cafés suaves completa 22 meses cayendo sistemáticamente.
Foto de Colprensa

La Federación Nacional de Cafeteros había encendido las alarmas ante el déficit de un 40% en la mano de obra para recolectar café, lo que aumentaba el riesgo de pérdida del grano.

Sin embargo, con la masiva llegada de venezolanos al país esta situación se fue aliviando, según manifestó el Gerente de Fedecafé, Roberto Vélez.

"Tradicionalmente lo que hemos tenido es un déficit de recolectores de café y la llegada de venezolanos lo ha reducido”, dijo.

Agregó que “bienvenidos todos los que nos quieran acompañar en la recolección de la cosecha. Esa es una oportunidad importante de generar ingresos extras y los cafeteros necesitamos la mano de obra para recolectar nuestro producto".

La mayor cantidad de venezolanos está en los santanderes, donde las familias se rebuscan el sustento diario por medio de esta actividad.

Hace dos meses los voceros de los caficultores en Risaralda señalaron que prácticamente los productores del grano “están trabajando para que los vean”, porque producir una arroba de café vale más de lo que se está pagando por ella en el mercado.

Luis Miguel Ramírez, presidente del Comité de Cafeteros de Risaralda, señaló que actualmente están trabajando a pérdida porque los costos de producción superan el precio de una arroba de café en el mercado, dejando a los caficultores sin dinero para el sustento de sus familias.

“El negocio dejó de ser rentable porque en este momento producir una arroba de café vale un poco más de 75 mil pesos, pero están pagando por ella menos de 70 mil. Lo que quiere decir que, aparte de que no estamos ganando, se generan pérdidas”, puntualizó Ramírez.

Fuente

RCN Radio.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.