Cargando contenido

Foto RCN Radio



La Contraloría General de la República descubrió que más de $3 billones de recursos públicos "permanecen quietos en fiducias".

Según revelaron fuentes del organismo de control, se trata de dineros que se hubieran podido utilizar para financiar programas de vivienda, salud, educación, etc.

El reporte de la Contraloría evidencia que "la mayor parte de los recursos inmovilizados corresponde a Patrimonios Autónomos de empresas en proceso de liquidación (Caja Agraria, Adpostal, Telecom, Banco del Estado y el BCH), que se vienen prorrogando en el tiempo sin ningún control".

"Más grave aún, se encontraron otros negocios con permanencias superiores a los 20 años y elevado valor de los recursos, como el Fideicomiso II Magdalena Medio para un contrato de concesión con Invías, por $18.650 millones en promedio mensual, durante los últimos 7 años", sostiene el organismo en su informe.

Para la Contraloría, con la inmovilización de estos recursos y la ausencia de un control y seguimiento efectivo que permita la devolución de los mismos al Tesoro Nacional, "los únicos beneficiados son las entidades fiduciarias que administran tales recursos".

Señala además que en los últimos siete años, las entidades fiduciarias administraron recursos públicos por $104,19 billones en promedio anual.

Apunta que el Ministerio de Hacienda, "no ha utilizado la facultad que le permite solicitar la devolución de recursos no ejecutados en patrimonios autónomos".