Cargando contenido

En la foto, el ministro Mauricio Cárdenas/ (Colprensa - Sofía Toscano)



El pasado mes de octubre, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas le envió al Banco Mundial una carta con reparos a la calificación que hace este organismo internacional a la carga impositiva de los países, en especial la de Colombia.

Se trata del informe Doing Business, según el cual Colombia ocupó el puesto 59 con un puntaje de 69,41 puntos, superior a otras naciones del vecindario como Perú, aunque inferior comparado con Argentina o Brasil.

En la misiva el ministro señala que esta calificación debería de ser más baja ya que “en el impuesto de renta recaudamos $48,3 billones y en el impuesto de industria y comercio no llegamos a $7,6 billones entonces ¿Cómo es posible que ambos pesen casi lo mismo sobre las utilidades de las empresas? Cuando uno recauda seis veces más que el otro".

Cárdenas señala por tanto que "hay algo metodológicamente mal, tal vez el peso que ellos están asignado a industria y comercio es excesivamente alto”.

El ministro le pidió al Banco Mundial que en la próxima devaluación haga una nota aclaratoria señalando que la carga impositiva para las empresas del país no es de 69,8% sino de 54%, con lo cual bajaría ostensiblemente la nota que se le da al país en este escalafón.

Esta misiva se conoce momentos en que se produce una polémica por unas declaraciones de un alto directivo de la organización internacional, en las que había señalado razones de tipo político para afectar la calificación de Chile, pese a que después moderó su afirmación señalando que no era cierto.