Multas por más de $46.000 millones contra empresas de servicios públicos ha impuesto este año la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios. (Lea también: Nuevas irregularidades en Relleno Doña Juana ya están en manos de la SuperServicios)

Así lo informó el dimitente superintendente, José Miguel Mendoza, quien en un balance de su gestión indicó que fueron sancionadas 22 empresas de energía y gas combustible por $38.580 millones.

Lo que se traduce en un aumento de 1.820% frente al 2016. Así mismo, señaló Mendoza, "se sancionaron a 112 prestadoras de Acueducto, Alcantarillado y Aseo por $7.700 millones, un crecimiento de 450% frente al 2016". (Lea aquí: Electricaribe anunció devolución de cobro del FOES recaudado durante la intervención de la Superservicios)

“Contando la multa que se impuso a Termocandelaria –la mayor en toda la historia de la Superintendencia- por su conducta durante el pasado Fenómeno de El Niño y que ascendió a $35.410 millones", explicó Mendoza.

Agregó que "en el 2017 se sancionaron 22 empresas de energía y gas combustible generando multas por $38.580 millones, un aumento de 1.820% frente al 2016 cuando se impusieron multas por $2.116 millones. Y se sancionaron 112 prestadoras de Acueducto, Alcantarillado y Aseo por $7.700 millones, un crecimiento de 450% frente al 2016 cuando se impusieron multas por $1.742 millones”.

Mendoza dijo que durante su paso por la entidad se reorientaron las funciones de inspección, vigilancia y control de la Superservicios.

"También se redefinieron las funciones de las direcciones territoriales de la entidad, con el propósito de recuperar su misión original de servir de punto de contacto directo con los usuarios alrededor del país. “Para asegurar que esta renovada visión tenga vocación de continuidad hemos plasmado la reconfiguración de la planta de la Superintendencia en un proyecto de modernización que ya cursa sus últimas etapas”, advirtió.

También resaltó la puesta en marcha del Sistema de Monitoreo y Evaluación de Obligaciones de Energía en Firme (Simeo), el cual busca tener señales concretas sobre la capacidad de las 58 unidades de generación de energía de suministrarle electricidad al país aún en los momentos más difíciles.

“Este es el modelo de supervisión preventiva que impulsamos en la Superservicios para que Colombia no se vea expuesta a un apagón por cuenta de un nuevo fenómeno de El Niño”, expresó.

Balance


En el balance de su gestión, el saliente superintendente destacó el significativo crecimiento que tuvo el registro de organizaciones de recicladores que hay en el país. “Pasamos de tener 43 organizaciones de recicladores inscritas como prestadores de la actividad de aprovechamiento a contar con más de 230 organizaciones de recicladores en 62 municipios del país. Esto es un aumento de casi el 500%”, afirmó.

Además, se impulsó la estructuración de planes de contingencia para las empresas de acueducto y alcantarillado, permitiendo actualizar de los reportes al Sistema Único de Información (SUI), en un 90% para el servicio de aseo, 79% en alcantarillado y 43% en los de acueducto.

Para fortalecer la vigilancia en los rellenos sanitarios del país, la entidad incorporó a los procesos de supervisión, drones. “Con la captura de imágenes aéreas y la visualización de video en vivo, pudimos verificar y precisar con mayor efectividad el volumen de los residuos sólidos, la capacidad remanente, el uso adecuado de zonas clausuradas, así como el estado de las vías en los rellenos sanitarios del país”, explicó.

Para el superintendente, los avances y proyectos desarrollados "le van a permitir a la Superservicios cumplir fielmente con la misión que la Constitución le encomendó de asegurar que los colombianos tengan acceso ininterrumpido a servicios públicos que les permitan mejorar su calidad de vida".