Estados Unidos decidió incrementar en un 25% el arancel al acero y en un 10% el arancel al aluminio.

El ministro de Hacienda y Crédito Público, Mauricio Cárdenas, calificó como inconveniente el inicio de una guerra comercial, tras las medidas tomadas hace algunas semanas por Estados Unidos para proteger la Industria del acero y del aluminio. 

Esta precisamente fue una de las conclusiones de una reunión que el grupo denominado como el G20, realizó en la ciudad de Buenos Aires, Argentina, en la que participó Colombia. 

Según manifestó el alto funcionario, "para el mundo sería muy inconveniente que se empezara una guerra comercial, y que un país suba aranceles y en reacción y como respuesta otros países adopten otras medidas proteccionistas y a su vez esto genera otras medidas y al final acabamos en un mundo con más barreras". 

Recalcó que ese fue uno de los mensajes de la reunión del G20 en el país austral. 

"Las guerras comerciales han sido muy costosas para la economía mundial cuando se han dado, hubo una muy fuerte en los años 30 del siglo pasado donde se comienza con barreras en un país y nunca se sabe donde se termina", señaló Cárdenas Santamaría. 

Y es que hace un par de semanas, el gobierno de los Estados Unidos decidió incrementar en un 25% el arancel al acero y en un 10% el arancel al aluminio, lo que desató toda serie de reacciones, la más reciente una propuesta para que se conforme en bloque anti arancel en América Latina. 

La semana pasada, la ministra de Comercio, María Lorena Gutiérrez anunció que Colombia había solicitado de manera formal ser liberada de estos aranceles y se mostró a la espera de una respuesta por parte del gobierno norteamericano, respuesta que podría darse en la próxima reunión de abril. 

Según estimativos del gremio exportador, cada año Colombia envía a los Estados Unidos US$226,7 millones, en exportaciones de acero, aluminio y otros materiales. 
 

Encuentre más contenidos

Fin del contenido