Según reporta la Superintendencia de Sociedades, en el último año, las empresas del sector textil del país obtuvieron ganancias por $591.797 millones.

El informe se basa en los estados financieros entregados a la entidad por 725 firmas dedicas a la fabricación de productos textiles, confección de prendas de vestir o el comercio relacionado.

Para el caso de las compañías más grandes el margen de ganancia fue de $228.236 millones. Esto implica un aumento de 45,56% en las utilidades de esta empresas.

Mientras que las medianas y pequeñas empresas tuvieron una caída en sus utilidades de 0,6%, al llegar a $363.561 millones, con respecto al 2015.

En el lote de las grandes compañías las de mayores ganancias fueron Polo 1 SAS e Inversiones Magen S.A.S.

Mientras que en el grupo de las medianas y pequeñas las de mayores utilidades fueron Internacional de Distribuciones de Vestuario de Moda SAS y PGI Colombia Ltda.

Contraste

Este panorama positivo contrasta con lo dicho recientemente por algunos gremios del sector, que indicaron que los textileros pasaban por una coyuntura de vacas flacas.

Por ejemplo, el presidente de la Cámara Colombiana de la Confección, Edwin Salazar, advirtió en RCN Radio que la crisis del sector textil por cuenta de las masivas importaciones de prendas de vestir a precios irrisorios y el contrabando, que han generado la pérdida de más de 80.000 empleos, se podría agravar aún más en este segundo semestre del año, donde la cifra incluso superaría los 150.000 empleos.

“Se van a seguir produciendo masivos despidos, calculamos que la cifra en este segundo semestre del año puede superar los 150 mil empleos”, sostuvo Salazar.

El representante del gremio textilero aseguró que si la nueva ministra de Comercio no toma las medidas correspondientes las confecciones en el país tenderán a desaparecer el próximo año.

Por su parte, la ministra de entonces María Claudia Lacouture dijo que la crisis por la que atraviesa el sector textil obedece a un fenómeno cíclico que no solo se está viviendo a nivel nacional sino internacional.

“El sector de textiles está presentando una desaceleración a nivel mundial, el Gobierno es consciente de que ha habido una caída en el consumo y en la industria y para ello hemos venido trabajando”, sostuvo.