Cargando contenido

Fedegán alertó que tras el cierre de los mercados, el precio por kilo de carne cayó 400 pesos el año pasado.

Consumo de carne
Fueron incautadas 15 reses provenientes de Venezuela contaminadas de aftosa.
Foto: Ingimage

Tras la suspensión temporal del  estatus sanitario del país por cuenta de la incautación de 15 reses provenientes de Venezuela contaminadas de aftosa  el presidente de la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegan), Jóse Felix Lafaurie, alertó que de cerrarse algunos mercados para la exportación de carne, el precio interno se podría afectar como sucedió el año pasado. 

"El año pasado el precio de la carne cayó internamente en más de 400 pesos por kilo,  tras el impacto especulativo de quienes controlan el mercado interno, esperamos que en esta oportunidad no se repita para evitar que el sector ganadero se siga viendo afectado", dijo a RCN Radio el dirigente gremial.

Pese a que Lafaurie reconoció la labor de las autoridades sanitarias para evitar que el contrabando afecte de nuevo al país con el virus de la aftosa, agregó que esta es una amenaza latente que no se puede detener pese a que se han redoblado los controles en las zonas fronterizas. 

"Esa es una amenaza latente ya nos pasó hace un año cuando ese foco de aftosa llegó a Cundinamarca, al parecer ahora la situación es controlada en la frontera porque logró ser incautado el ganado que provenía de Venezuela y esperamos que no pase a mayores", dijo.

Sin embargo, el dirigente del gremio señaló que existe la incertidumbre de que se haya podido colar un animal infectado con el virus, y aseguró que el sector aún no se ha recuperado del anterior brote de aftosa.

Por su parte, el gerente del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), Luis Humberto Martínez, afirmó que hasta el momento no se ha establecido si el ganado tuvo contacto o no con otros animales susceptibles a la enfermedad en Colombia.

La última situación que afrontó el país frente a la fiebre aftosa se dio desde el 24 de junio de 2017, cuando el ICA confirmó la existencia en el país de un foco de la enfermedad bovina, también en Arauca y también procedente de Venezuela.

La situación obligo al sacrificio de más de 3.000 reses en el país. Solo hasta agosto del año pasado, el mismo ICA certificó que Colombia estaba libre de aftosa.

Cabe mencionar que la fiebre aftosa afecta a bovinos, porcinos, ovinos y caprinos, además de otros rumiantes.

Este virus no representa afectaciones para los humanos; sin embargo, su aparición pone en riesgo a un gran sector de la economía colombiana.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido