Cargando contenido

Foto AFP


Los precios internacionales del crudo viven una mini-bonanza. Prueba de ello es que el barril de referencia Brent cerró en 70,26 dólares, un 0,58% más que el pasado viernes.

Esta cifra no se veía desde diciembre de 2014, cuando los precios estaban comenzando su pronunciada caída.

Entre tanto, el petróleo WTI cerró en 64 dólares el barril, una cifra también alta para la actual coyuntura.

Según los analistas del mercado, el crudo europeo mantuvo la tendencia al alza de los últimos días, debido entre otros factores al incremento en los pozos de producción activos en Estados Unidos.

Entre tanto, las restricciones en el bombeo que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y otros grandes productores han acordado mantener hasta el final de 2018, también han contribuido al avance del precio internacional.

Dichas medidas han aliviado el exceso de oferta que impactó los precios del petróleo, desde el segundo semestre del 2014, después de un boom caracterizado por precios por encima de los 100 dólares el barril.