La Procuraduría General ofició al ministro de Minas y Energía, Tomás González Estrada, manifestando su preocupación por algunas posibles dificultades que representaría el anunciado incremento en la tarifas de energía por causa del Fenómeno de El Niño. Según la Procuraduría la solución propuesta por el representante del Ministerio de Minas y Energía, que preocupa aún más, es que se genere una especie de subsidio para los generadores térmicos con recursos del presupuesto y de los usuarios del servicio, a través de un incremento de la tarifa, recordando que ésta no ha sido estructurada para efectuar las posibles pérdidas de dichos generadores. "Llama la atención al órgano de control que, según lo manifestó el propio Ministro, el problema surge por cuanto los bajos índices pluviométricos afectan el nivel de los embalses y para tener un mayor respaldo en la generación de energía a través de las hidroeléctricas se acude a las plantas de generación térmica, pero ante la insuficiencia de partículas de gas para atender la demanda para su puesta en marcha, se hace necesario operarlas a base de combustibles líquidos, lo cual eleva el costo de operación dado su mayor precio”, señala el comunicado de la Procuraduría. De igual forma, el Ministerio Público le recordó al ministro González que desde el año 2012 este organismo había manifestado su preocupación por las consecuencias que podrían traer los atrasos en la construcción de los proyectos de generación en las tarifas y en un posible racionamiento. “Para conocer el impacto que dicho atraso tendría en el futuro, se llevó a cabo una reunión el 7 de mayo de 2012 con los representantes de la Unidad de Planeación Minero Energético (UPME), la Comisión de Regulación de Energía y Gas (CREG) y del Consejo Nacional de Operación (CNO)”, indicó la Procuraduría. Finalmente, la Procuraduría reiteró al alto funcionario las preocupaciones que ha manifestado desde el año 2012, en el sentido de que “se adopten las medidas conducentes y efectivas que impidan un racionamiento de energía y le recuerda que las tarifas no han sido estructuradas para atemperar las pérdidas de los generadores, por cuanto ello atentaría contra el principio de eficiencia económica, sin dejar de lado que este despacho no comparte las razones expuestas por el señor ministro, cuando explica que todas las causas de lo que está aconteciendo en el día de hoy, son factores que fueron totalmente imprevisibles”.